UF alcanzó hoy la barrera de los $ 30 mil… Y, la mala noticia, es que seguirá al alza

Creada en 1967 y expresada en pesos a partir de 1975, la Unidad de Fomento (UF) llegó a los $ 10 mil el 5 de septiembre de 1993, casi 15 años después saltó a $ 20 mil (el 9 de mayo de 2008) y este jueves escaló a $ 30.004,41.

El impacto inmediato lo percibirán los asalariados que viven de una remuneración fija la mayor parte del tiempo y que se ajusta con una periodicidad que no es frecuente, por lo que ven deteriorada su capacidad de compra.

Los más afectados son quienes reciben menores ingresos y que destinan la mayor parte de ello al consumo, mientras que los de altos ingresos pueden dirigir una parte a defenderse de esta inflación a través de depósitos en UF y otros instrumentos que se reajustan más o menos en línea con la inflación. ‘Hoy la indexación es bastante similar a lo que solía ser hace 10 ó 20 años’, dice el economista de Gemines, Alejandro Fernández.

Según un documento de trabajo del Banco Central de 2017, el grupo de precios indexados incluye los que son determinados por la autoridad en base a algoritmos establecidos legal o reglamentariamente y que contemplan la inflación pasada y/o el tipo de cambio entre los factores a considerar. Entre estos servicios se incluyen el suministro de agua y alcantarillado, el servicio de transporte de pasajeros y servicios de telecomunicaciones.

También figuran los precios libremente determinados, pero cuya reajustabilidad está previamente convenida a factores observables, como la inflación pasada. Este es el caso, por ejemplo, de gastos en UF: arriendos, peajes, servicios personales (asociados al salario mínimo).

En un tercer ítem están los precios libremente determinados, aunque dominados por componentes reajustables. Esto implica precios tácitamente indexados, por el hecho de actualizarse en intervalos largos, donde la inflación pasada es un factor dominante: servicios médicos y servicios de educación (básica, media, y educación superior). Estos último, a juicio del economista de LyD, Tomás Flores, resulta raro hoy en día, porque la UF se debiera asociar más al largo plazo.

Fernández y Flores recuerdan que hace unos años el Banco Central (bajo la presidencia de José de Gregorio) hizo esfuerzos por emitir menos instrumentos de deuda en UF y más en pesos para avanzar en la desindexación, pero hasta ahora este instrumento sigue siendo el dominante.

‘En el sistema financiero la Tesorería emite la mayor parte de la deuda en UF, son plazos más largos y lo mismo ocurre con los bonos privados. Es difícil que la UF vaya a desaparecer, pues tiene ciertas ventajas: si no fuera por su reajustabilidad no nos podríamos endeudar a 20 años con tasas bajas como ocurre hoy. También permitió el desarrollo del sistema de pensiones y compañías de seguros porque ellos demandan letras hipotecarias, mutuos o bonos a 20 ó 30 años’, señala Fernández.

Flores agrega que un eventual retiro de la UF debiera hacerse de forma paulatina, porque de lo contrario el riesgo inflacionario se traspasaría a la nueva tasa de interés. ‘Hoy la tasa de crédito hipotecario puede ser 3% más UF, que podría ser otro 3% nominal, pero si se elimina la UF subiría a 8% o más por el riesgo’.

Fuente: https://portal.nexnews.cl/showN?valor=h9ktm

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest