Tasas de interés: Expertos recomiendan anticiparse a efectos de un cuarto 10% y “acelerar decisión” por créditos

Las presiones inflacionarias en el país producto de la combinación del fuerte consumo derivado de los retiros previsionales y las ayudas estatales, más los factores externos explicados principalmente por los problemas logísticos del comercio internacional en medio de la pandemia, han obligado al Banco Central a tomar cartas en el asunto.
Así, ha decidido ir retirando el fuerte estímulo monetario que implementó en medio de la crisis gatillada por la pandemia de covid -19. En solo dos meses, subió en un punto base la Tasa de Política Monetaria (TPM), pasándola de su mínimo técnico (0,5%), en la que se mantuvo durante 16 meses, a 1,50%.
Además, en su Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre el Banco Central anticipó nuevas alzas en el corto plazo, llevando a la tasa en torno a su valor neutral (3,50%) a mediados del primer semestre de 2022.
Situación que, si bien es necesaria para controlar la inflación en el país, la cual se prevé que termine 2021 con un acumulado anual de 5,7% -casi el doble de la meta de 3% con la que trabaja en instituto emisor-, traerá consigo un mayor costo a la ahora de endeudarse. A ello, se suma la incertidumbre política en un país que está en medio de una carrera presidencial, escribiendo una nueva Constitución y discutiendo un cuarto retiro previsional, lo que lleva a los prestamistas a refugiarse del riesgo subiendo sus tasas de interés, sobre todo para créditos largos.
La Unidad de Fomento (UF) también está jugando su papel. Como esta unidad de medida está indexada a la inflación, si esta última sube, la UF también lo hace. En ese sentido, y ante la importante presión inflacionaria en el país, hoy UF sobrepasará la barrera de los $30 mil, lo que hace más caro el pago de créditos que están en UF.
Actualmente las tasas de interés viven un dispar momento. Así lo informó el martes el Banco Central en su informe mensual de estadísticas monetarias y financiaras, el que señaló que la tasa promedio de los créditos hipotecarios -que es una tasa anual reajustable en UF- llegó en agosto a 3,10%, aumentando 29 puntos base respecto a julio y acumulando su quinta subida consecutiva. Asimismo, marcó su nivel más alto desde marzo de 2019 (3,18%).
Por otra parte, el ente rector señaló que la tasa de interés promedio anual en pesos para créditos de consumo se ubicó en 18,02% en el octavo mes del año, la cifra más baja desde que el Banco Central tiene registros.
“Acelerar decisión”
Teniendo en cuenta estos datos, Emol consultó algunos expertos a si actualmente es un buen momento para contraer una deuda considerando a las perspectivas a las alzas de las tasas de interés. Álvaro Acosta, director de finanzas corporativas de OpenBBK, comentó, en primer lugar, que “siempre la decisión de tomar deudas debe pasar por un análisis de flujos personales o ingresos familiares”.
“Es decir, peguntarse: ¿Puedo pagar mensualmente el crédito que estoy tomando? ¿Tengo claro cuánto gasto y cuánto necesito para vivir mensualmente? Ambas son preguntas clave a la hora de decidir si debo tomar una deuda y cómo debo hacerlo”, agregó.
Dicho eso, Acosta planteó dos alternativas en el actual escenario de incertidumbre: “O cerrar rápido las condiciones de crédito y firmar o esperar a ver qué pasa con el mercado, pero esto significa esperar hasta el 21 de noviembre, post elecciones presidenciales del país. Es indudable que dependiendo de cómo resulte este proceso eleccionario, los capitales para financiar y las condiciones de dichos financiamientos podrán cambiar drásticamente”, comentó.
Por su parte, Manuel Ugalde, analista senior de mercados de la empresa de inversiones de XTB Latam, comentó que considerando que la trayectoria más probable en las tasas es al alza, “las personas debiesen acelerar su decisión” si es que están pensando tomar algún crédito, sobre todo hipotecario. “Para aquellos que estén pensando en llevar a cabo ese tipo de proyectos es más conveniente endeudarse ahora que esperar”, resaltó.
Anticiparse a que siga avanzando discusión de cuarto 10%
Además, sostuvo que un eventual cuarto retiro desde las AFP “tendría un impacto al alza en las tasas de interés debido que las AFP se verían obligadas a liquidar renta fija local”, y aunque señaló que “las probabilidades de que se genere este retiro son menores a las de los retiros anteriores”, indicó que “es mejor ser cautos y, si se tienen proyectos que requieran endeudamiento, llevarlos a cabo antes de que avance la discusión”.
Al respecto, Acosta expuso que un nuevo giro previsional “sin duda supondría un contexto de mucha cautela, puesto que por un lado tenemos a la población con una importante inyección de liquidez que aporta a la inflación lo que a su vez aumenta las deudas de largo plazo de las mismas personas, puesto que los créditos hipotecarios son en UF. Sumado al hecho que los precios de los distintos productos que consumen las personas también experimentan un alza de precios por el efecto de oferta-demanda”.
“En conclusión, la gente cuenta con dinero para gastar, pero lo que está comprando se hace con precios más altos que antes, por ende, las deudas que toma también evolucionan al alza”, agregó.
Mientras que Cristián Lecaros, CEO de Inversión Fácil, señaló sobre la decisión de tomar algún giro o crédito importante, “creo que el cuarto retiro sí afectaría claramente aún más las presiones sobre tasas, por ende, personas que estén más o menos con su decisión resuelta, creo que es conveniente poder cerrar este acuerdo, esa tasa o ese crédito a la brevedad posible”.
Renegociación de créditos
Respecto a si es un buen momento para renegociar créditos, Lecaros dijo que “ante el aumento de la UF como de la tasa hipotecario, creemos que en el corto y mediano plazo esas tasas van a tender a aumentar, los créditos hipotecarios van a ser obviamente más caros, los dividendos más altos en pesos”.
“Por ende, para todas las personas que estén pensando en renegociar ahora, creemos que es una buena alternativa dado que las tasas en el corto y mediano plazo creemos que no van a bajar, sino que van a mantener los niveles que vamos a empezar a ver más a finales de año”, añadió. De todas formas, apuntó que el gran momento para renegocias créditos hipotecarios fue “por allá por 2019, cuando la tasa fue de alrededor del 1,9%”.
En tanto, Acosta, de OpenBBK, expuso que “el mercado sigue manteniendo tasas bajas”, por lo que “creo que es el momento para refinanciar deudas de corto plazo a una estructura más cómoda para pagar cuotas más bajas que no atenten contra el flujo de ingreso familiar”.
“Si la persona va a refinanciar sus deudas de corto en el largo plazo, creo que el momento es ahora y no esperar a que la tasa siga subiendo o a que las instituciones financieras restrinjan más las condiciones y financiamientos”, subrayó.
Por último, Ugalde, de XTB Latam, manifestó que “en créditos cortos probablemente ya no se logren obtener beneficios de un refinanciamiento de deuda. Sin embargo, para aquellas personas que posean deudas de largo plazo y que las hayan adquirido hace algunos años, aun podrían obtener algún alivio a estos niveles de tasa”.

 

fuente: https://portal.nexnews.cl/showN?valor=h9ozs

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest