Sector construcción eleva en 59% sus utilidades, pero acusa efecto de alza de materiales y retrasos

Las empresas del sector de la construcción reconocen un mayor dinamismo de la actividad en la primera mitad de este año, respecto de igual lapso de 2020, cuando las cuarentenas por la pandemia golpearon a la economía. Sin embargo, advierten factores adversos como el encarecimiento de los proyectos —o su menor rentabilidad—, por el alza de los precios de los materiales y retrasos en las obras por la falta de insumos y demoras en las recepciones municipales. En este contexto, compañías inmobiliarias y constructoras sumaron utilidades por $39.664 millones en el primer semestre de 2021, un alza de 59% anual, en tanto que los ingresos del rubro saltaron 28% a $984.000 millones.

Esas cifras resultan al analizar los balances de SalfaCorp, Socovesa, Besalco, Ingevec, Echeverría Izquierdo, Paz Corp e Inmobiliaria Manquehue, enviados a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF). Aún no ha reportado Moller y Pérez-Cotapos. SalfaCorp registró utilidades en el primer semestre que totalizaron $16.084 millones, un incremento de 286,4% anual. La compañía explicó que el aumento en las ganancias es reflejo del alto backlog -contratos a ejecutar- de inicios de 2021, la mayor actividad de la industria, el avance de obras vigentes, nuevos proyectos y la velocidad de escrituración en el ámbito inmobiliario. Precisó que existe una baja base de comparación -primer semestre del año pasado-, afectada por el covid-19 y los eventos de la crisis social. Las adjudicaciones de obras en el área de ingeniería y construcción de SalfaCorp en el segundo trimestre de 2021 bordearon los $ 142.000 millones.

En tanto, las promesas netas de su filial Inmobiliaria Aconcagua a junio de 2021 completaron 4,1 millones de UF, un alza de 92% anual, ante el mayor dinamismo del sector. A ello, se añade la conquista de proyectos de vivienda con subsidio (DS49). Socovesa incrementó en 10% sus utilidades a junio, aunque sus ingresos cayeron 18% anual producto de la baja facturación generada durante el período. La firma indicó que en el primer trimestre de 2020 se reconocieron 900.000 UF que habían quedado rezagadas del cierre de 2019, generando una base de comparación más alta. Igualmente, Socovesa explicó en su balance que la menor facturación está ligada a atrasos en las obras por las cuarentenas del primer trimestre, la falta de mano de obra y de materiales, y al retraso en los trámites municipales ligados a las recepciones de los proyectos. Besalco elevó en 48% sus ingresos alentado por los segmentos de obras civiles e inmobiliario, y subió en 41% sus ganancias en la primera mitad de 2021. La firma ligada a la familia Bezanilla indicó que su saldo de obras por ejecutar (backlog) a junio de 2021 aumentó 8,3% respecto de diciembre de 2020, alcanzando 26,2 millones de UF. La constructora e inmobiliaria Ingevec registró una utilidad de $4.629 millones en el primer semestre, un alza de casi 140% anual.

En tanto, sus ingresos aumentaron 36,7% en igual lapso, llegando a $93.937 millones. El segmento inmobiliario de Ingevec al cierre de junio registró una utilidad de $1.548 millones, 8,9% inferior al mismo período del año anterior, principalmente por un menor nivel de escrituración producto del desplazamiento de recepciones finales de obra como consecuencia de las cuarentenas. Echeverría Izquierdo aumentó en casi 70% sus utilidades en enero-junio a $3.619 millones. Si bien en el área inmobiliaria admite el impacto de un ‘bajo volumen de escrituración’, señala que eso debería revertirse en el segundo semestre. La firma destaca que su filial Nexxo tuvo en el primer semestre de 2021 ‘importantes adjudicaciones de contratos de largo plazo’, destacando iniciativas en minería, dos de ellas ligadas a Codelco (Andina y Radomiro Tomic) en rubros de mantención y aseo industrial. Paz Corp reportó una merma de 49% en sus utilidades a junio, explicado por un menor volumen de escrituración en el segundo trimestre de 2021.

La inmobiliaria comenta que las restricciones sanitarias y la ausencia laboral de algunos trabajadores por la pandemia ha impactado la productividad de las faenas. Ello, sumado a mayores precios de los materiales, ha elevado los costos de las obras en cerca de 10% respecto de los valores previos al inicio del covid-19. Inmobiliaria Manquehue es la única firma del sector que reportó pérdidas, por $1.076 millones. Si bien reconoce un incremento en las promesas de compraventa, indica que ‘el impacto de la pandemia para el grupo se ha concentrado principalmente en la postergación de la escrituración, producto de atrasos en las obras y la extensión de los plazos para obtener las recepciones municipales’.

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest