TIEMPOS DE INFLACIÓN: ¿CUÁLES SON LOS MEJORES INSTRUMENTOS PARA INVERTIR?

Inflación. Ha sido uno de los conceptos más repetidos durante el año por autoridades, analistas y la prensa especializada. Se trata de un fenómeno que ha impactado a diferentes países y que tiene un efecto directo en los bolsillos de las personas. Y si bien este tipo de tendencias son comunes en el mercado, es importante tener claras las estrategias para sortear de la mejor forma estos momentos.

Esta semana se dio a conocer el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de mayo, donde se registró un alza de 0,3% y que significó que en los últimos doce meses se sobrepasó la meta anual de inflación del Banco Central.

¿Por qué esto es importante? Aparte de mostrar la variación del precio de ciertos bienes y servicios, la inflación tiene un impacto directo en las Unidades de Fomento (UF), que son una unidad monetaria que replica los resultados del IPC. Y esto tiene aspectos positivos y negativos, ya que, según Pablo Riedemann, experto en inversiones de DVA Capital, ‘se verán beneficiados los instrumentos que estén protegidos frente a la inflación, como los bonos en UF o los commodities’.

Es por eso que es relevante conocer qué tipo de inversiones calzan de mejor forma con este tipo de tendencias y si es recomendable invertir en estos periodos inflacionarios. Acá te explicamos todo lo que debes saber.

Las materias primas
A mediados de 2020 Warren Buffett, conocido como uno de los inversionistas más influyentes del mundo, compró oro a través de su sociedad Berkshire Hathaway. Pero el ‘oráculo de Omaha’, como es conocido en el mundo financiero, siempre dijo que ese activo no era una buena opción porque ‘no producía nada’. Entonces, ¿por qué lo hizo? Pocos saben, pero la teoría de la mayoría tiene que ver con ‘refugiar’ parte de su patrimonio.

Tal como Buffet, muchas personas adquieren materias primas (o commodities, como son conocidos en inglés) durante períodos inflacionarios porque no pierden su valor. De hecho, todo lo contrario: la inflación muchas veces se gatilla por el alza del precio en este tipo de bienes. Dentro de esta categoría están los metales preciosos (pueden ser el oro o la plata), los metales industriales (como el acero, cobre y hierro), los productos agrícolas (tales como los granos y el algodón), o todo lo que tenga que ver con la producción de energía, como el petróleo y gas natural.

‘Es probable que invertir en metales preciosos, los cuales no se ven afectados por la inflación, puede transformarse en una opción’, enfatiza Guillermo Rebolledo, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

Otros instrumentos que tienen una buena respuesta a períodos inflacionarios son las inversiones alternativas como las obras de arte y los objetos de colección. Sin embargo, la gran mayoría de las personas no tiene la liquidez y el conocimiento de participar en este mercado.

¿Qué pasa con el mercado inmobiliario?
Si bien no son un instrumento específico, la inversión en bienes raíces también es una buena opción durante períodos de inflación. Eso sí, hay que fijarse si han tenido una brusca alza en su precio en el último tiempo. Si ese es el caso, mejor esperar.

‘Es altamente probable que lo más pertinente sean las inversiones en bienes raíces, en la medida que estos no estén sobrevaluados por demanda temporal e idealmente que sean propiedades con proyecciones futuras’. Eso dice Guillermo Rebolledo respecto a la inversión inmobiliaria en tiempos inflacionarios.

Algo similar opina Riedemann: ‘En el caso de las inversiones inmobiliarias, estas se pueden ver beneficiadas por un aumento del precio de los bienes inmuebles (cosa que hemos visto en los últimos años), sumado a un alza en el precio de la renta que se exige para arrendar en distintos tipos de edificios’.

Acciones, fondos mutuos y bonos
¿Y qué pasa con las acciones de empresas abiertas a bolsa? Hay distintas interpretaciones, pero muchos analistas afirman que pueden ser una buena alternativa, siempre y cuando se tomen resguardos. Sebastián Vives, director del área de Inversiones de Noosa Capital, opina que ‘es importante tener en cuenta el periodo de inversión. En el largo plazo la renta variable tiende a ser un buen protector de la inflación dado que las compañías se van adaptando, pudiendo transferir a precio sus mayores costos’.

Algo similar piensa Riedemann de DVA Capital: ‘En el caso de las acciones, la valoración de las compañías se hace en base al flujo futuro que estas puedan generar. Si son capaces de subir los precios que cobran en línea con la inflación, su valorización no se debería ver muy afectada’.

¿Y qué pasa con los fondos mutuos? Vives establece que ‘son buenos mecanismos de protección, ya que la industria tiende a tener alta exposición en el sector bancario, en UF y con duración promedio en torno a 3 años’. Y agrega que ‘hay que tener en consideración si las presiones inflacionarias son más permanentes o transitorias. Esto es relevante dado que si se consideran transitorias podrían afectar de mayor forma las tasas de corto plazo’.

Respecto a los bonos, muchos expertos afirman que no son recomendables, especialmente si son de largo plazo. ¿Por qué? Porque su rentabilidad es muy pequeña y, en un amplio periodo de tiempo, no logran rentar lo suficiente para combatir la inflación. Sin embargo, una buena alternativa son los bonos en UF.

Otro de los instrumentos que está ganando popularidad cuando se gatillan este tipo de fenómenos es el Bitcoin, ya que, a diferencia de una divisa tradicional, es limitada (existen alrededor de 19 millones en la actualidad). Sin embargo, todavía es materia de discusión: mientras algunos afirman que es el ‘nuevo activo de refugio’, otros enfatizan que falta mucho tiempo para comprobarlo.

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest