Mercado desestima golpe en la inversión en el corto plazo, pero vislumbra riesgos a la baja

Al igual que la mayoría de los chilenos, los economistas -locales y extranjeros- siguen interpretando los resultados de las inéditas elecciones. Y, aunque la incertidumbre impera, una certeza es que los comicios no tendrían un impacto inmediato en lo macroeconómico.

De diez consultoras, bancos de inversión y departamentos de estudios contemplados en este ejercicio, ninguno ha actualizado sus expectativas para el Producto Interno Bruto (PIB) del año en curso -ni planea hacerlo en seguida- como consecuencia de las elecciones. Como referencia, el último sondeo de Consensus Forecasts prevé que el PIB crecería 6,2% este 2021.

El economista jefe de Credicorp Capital, Daniel Velandia, recuerda que la vacunación, la liquidez, el precio del cobre y la demanda externa han impulsado las expectativas, y dice que ‘nada va a cambiar’ solo por los resultados. Pero, Tomás Flores de Libertad y Desarrollo indica que la puesta en marcha y las discusiones de la asamblea darán más luces de los impactos económicos.

En cuanto al crecimiento anticipado para la inversión, el panorama es más o menos similar, pues nadie corregirá por ahora sus estimaciones, y el mercado prevé que en promedio el ítem subirá 9% este año. Pero, hay advertencias.

El gerente de Estudios de Gemines, Alejandro Fernández, plantea que el sesgo positivo para el PIB pasó a ser neutral, y la inversión podría revisarse a la baja. Andrea Casaverde de UBS dice que el perfil de crecimiento está ‘bajo menos presión’ este año que en 2022 y en adelante, en lo que coincide Sergio Lehmann.

‘La inversión podría verse resentida si es que vemos un proceso constitucional friccionado y polarizado, con efectos en el crecimiento potencial y bienestar social’, dice el economista jefe de BCI Estudios, mientras que el economista jefe para el Cono Sur de JP Morgan, Diego Pereira, afirma que ‘el resultado nos refuerza la idea de un crecimiento potencial pospandemia bastante inferior a lo experimentado anteriormente’.

A juicio de Velandia, habría algún impacto en las decisiones de inversión, y la inversión bruta sería ‘más moderada dentro de lo que sería en otro contexto’. Felipe Camargo de Oxford Economics ya contemplaba alta incertidumbre hasta 2022, por lo que estima que la inversión volvería a niveles prepandémicos a fines de ese año.

A largo plazo, el economista jefe de Mercados Emergentes de Capital Economics, William Jackson, explica que la inversión se podría ver afectada si la Constitución incluye ‘cambios más dramáticos en el modelo económico y el entorno empresarial’, pero -dice- aún es muy pronto para saber.

Cuidar en el debate

‘Es importante preservar los incentivos adecuados para la inversión, porque sin inversión no hay crecimiento y sin crecimiento no hay esperanza de emancipación e inclusión social’, dice el economista jefe para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos.

La economista de Euroamerica, Martina Ogaz, agrega que la discusión sobre la independencia del Banco Central será clave en materia económica en la asamblea, y defiende que es ‘muy probablemente se mantenga’, algo respaldado por los expertos locales consultados. Otra inquietud generalizada es la disciplina fiscal y el financiamiento de más derechos, que Flores resume al decir que ‘la política fiscal es fundamental, ya que la eliminación de la iniciativa exclusiva presidencial abre la puerta a un populismo sin fin en materias como impuestos, seguridad social y regulación laboral’.

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest