Los problemas de vivir en un edificio de más de 300 departamentos

Cada vez son más las inmobiliarias que desarrollan megaproyectos habitacionales en las grandes ciudades del país. De hecho, según información del software de gestión de edificios Comunidad Feliz, de las 3.000 comunidades que tienen registradas en su plataforma, unas 475 tienen más de 200 departamentos. ¿Cómo es vivir en un edificio tan grande? Esteban Ruiz, socio de Blanco Propiedades, quien está a cargo de 34 comunidades emplazadas en la Región Metropolitana y Valparaíso; cuatro de ellas superan las 200 unidades, señala que vivir en inmuebles de estas proporciones tiene sus pro como pagar gastos comunes más bajos (ver recuadro), también tiene contras y esa lista es más larga.

El principal escollo que se da en estos megaedificios es que son pensados para que viva una determinada cantidad de residentes, pero quienes los habitan lo desconocen o no lo respetan. ‘Un edificio de 300 unidades está hecho para 1.000 personas. Son en promedio tres personas por departamento. El problema es que viven 1.500 o más. La ley de copropiedad no habla de usuarios por cada vivienda y hay algunos reglamentos que regulan eso. Aunque es raro’, señala. De ahí emergen los problemas.

Más mantenciones

Una de las dificultades más habituales es que la constante mantención de los ascensores. La ley establece que se debe hacer una al mes. Pero en este caso las empresas técnicas suelen visitar con más frecuencia estos proyectos por el mayor uso que se le da.

‘Todo en el edificio se utiliza más de lo que está pensando. Por ejemplo, el contactor de puerta del ascensor está hecho para 1.000 aperturas en un plazo de un año, pero tenemos 2.000 aperturas. Entonces a los seis meses falla. Por lo menos una vez al mes deben venir a reparar algo’, indica Ruiz. ‘La vida útil de todos los componentes es más corta. Es como que compares un auto convencional con un taxi. El taxista tendrá que ir cada tres meses al mecánico y un auto irá una vez al año’.

Espacios comunes

Otro problema frecuente con que se encuentran estas comunidades es que hay una mayor demanda por el uso de los espacios comunes, como quinchos, salones de eventos, gimnasios o piscina. ‘La disponibilidad de usar los espacios comunes se reduce entre más departamentos tenga el edificio.

Si vives en un edificio de 50 personas, lo más probable que el quincho esté libre dos fines de semana al mes. Pero en un edificio de 300 departamentos habría que reservarlo con dos meses de anticipación. Hay gente que decide no ir a la piscina porque está muy llena. La lavandería lo mismo: siempre pasa ocupada’, describe. De hecho, también dice que es habitual que las empresas de mantenciones deban ir con frecuencia a reparar las máquinas.

Disponibilidad de agua caliente

También el agua caliente de la caldera a veces no alcanza para que todos los residentes se bañen en un mismo horario. ‘Se trata de un sistema de acumulación de agua caliente con una cantidad limitada de litros. Hay estanques de 3.000 o 3.500 litros.

Si hay una mayor cantidad de usuarios, obviamente el sistema se estresa’, señala. El administrador cuenta que el agua se calienta cada media hora: ‘No es instantáneo’. Si muchos usuarios se bañan a una misma hora puede que el agua no salga tan caliente. Para evitar este problema, en una comunidad tuvo que invertir cerca de $5.000.000 en comprar otro acumulador de agua.

Otros inconvenientes

Por su parte, Christopher Bravo, gerente de Cuenta Conmigo Administradores, a cargo de 13 comunidades; cinco de ellas mayores de 300 departamentos, agrega que hay problemas típicos de convivencia que pueden molestar, como olores de comida, música fuerte, mucho tránsito y atochamientos en horarios peak en los ascensores. Otro tema es que el personal se puede ver sobreexigido de trabajo.

‘Mientras más es el volumen o carga laboral, es más la presión para el conserje. En un edificio de alto tráfico de personas debe estar todo el día anotando en el libro, llamando por citófono, recibiendo cartas o encomiendas muchas veces al día’. También existe el tema de la inseguridad. En estos edificios hay mucho tráfico de personas y es difícil mantener el control.

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest