Desde contribuciones a impuestos: los descuentos por comprar una vivienda DFL 2

Poco más de 60 años tiene el Decreto de Fuerza de Ley número 2 (DFL 2), publicado en 1959, con el cual se buscaba estimular la compra de viviendas ante el déficit habitacional que reinaba en la época. Más vigente que nunca, hoy sigue siendo protagonista como un gancho relevante para inmobiliarias y futuros dueños de propiedades, ya que entrega beneficios tributarios y ahorros que alivian el bolsillo de los compradores. ‘Comprar una vivienda acogida a DFL 2 tiene más beneficios que dificultades, eso hace que la gran mayoría de las viviendas de hasta menos de 140 metros cuadrados tengan este beneficio y que son inamovibles, con ciertas excepciones’, cuenta Rodrigo Cabrera, socio de CBC Abogados. El decreto rige para la vivienda en sí y también para el dueño de la propiedad, que debe ser una persona natural y puede usar este beneficio un máximo de dos propiedades por vez.

En la práctica, al comprar una vivienda catalogada como DFL 2 implica que va a tener una rebaja de 50% en el pago de las contribuciones por una cierta cantidad de año. Si la casa o departamento tiene hasta 70 metros cuadrados de superficie, este beneficio rige por 20 años. Si está entre los 71 y 100 metros cuadrados, dura 15 años. Entre 101 y 140 metros cuadrados, la rebaja se aplica durante diez años. ‘Es uno de los beneficios más relevantes por el ahorro que implica para los propietarios el tener que pagar menos por concepto de impuesto territorial y que se paga cuatro veces al año’, detalla. Cristián Bazán, abogado y socio cofundador de MercadoLegal.cl, explica que mientras más pequeña es la vivienda, mayor es el tiempo del beneficio porque se busca favorecer a personas con menor capacidad adquisitiva. La rebaja en el pago lo hace de forma automática el Servicio de Impuestos Internos. ‘Las inmobiliarias acogen la propiedad al DFL en la municipalidad, y debe quedar estipulado en la escritura de compraventa.

En este proceso, es el notario quien informa al SII que el inmueble se encuentra acogido al beneficio. De lo contrario, hay que hacer la solicitud al organismo’, indica. Como el descuento en las contribuciones rige para la propiedad, sigue corriendo aunque se venda, recayendo en el nuevo dueño hasta que culmine el plazo. Y hay que tener cuidado si se hacen ampliaciones o se supera los 140 metros cuadrados, porque se pierde el beneficio. Lo mismo si se cambia el destino habitacional por uso comercial. Cabrera afirma que el descuento que se hace al pago del Impuesto de Timbres y Estampillas cuando la vivienda se compra con hipotecario también es una buena opción. ‘Normalmente es de 0,8% (del monto de la propiedad) y queda en 0,2%. Por ejemplo, si una vivienda cuesta $120.000.000, el impuesto es de aproximadamente $1.000.000. Con esta reducción quedaría en $240.000’, afirma.

Arriendo formal

Teodosio Cayo, socio fundador de la empresa inmobiliaria Arenas & Cayo, comenta que el DFL 2 es un excelente incentivo para tener la casa propia, en que también los ingresos por arriendo quedan libres de impuesto a la renta. Coincide Cristian Lecaros, Ceo de Inversión Fácil, quien agrega que este es un beneficio que no caduca.

Además, afirma que permite formalizar muchas veces una actividad donde se arrienda de manera informal, arriesgándose a una multa por parte del organismo fiscalizador. Bazán explica que para saber si una vivienda goza del decreto DFL, puede revisar en la página del SII en la parte de Consulta de Antecedentes de un bien raíz. Hay que ingresar la región, comuna y rol de la vivienda, donde se detalla las exenciones que le rigen, entre otras materias.

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest