Corredores de propiedades creen que solo un rebrote podría frenar un periodo estival positivo

Algunos intermediarios ya se encuentran con un 70% de la cartera de sus inmuebles arrendados en la Avenida del Mar, principalmente enfocado en el turista nacional que privilegiaría recorrer el país en lugar de viajar al extranjero. Los precios de alquiler, estiman, bajarían hasta un 20% para atraer clientes.

Berta Anabalón, inversionista en el condominio Reina Sofía de la Avenida del Mar y corredora de propiedades, está sacando cuentas más alegres de lo que imaginó. Con la irrupción del coronavirus y los fantasmas del confinamiento mantenía poca confianza en un verano como el de años anteriores, cuando la demanda por arrendar los departamentos superaba su capacidad de oferta.

Según comenta se viene un verano «muy bueno», con moradores que ocuparán sus inmuebles desde Argentina, principalmente, desde San Juan y Mendoza. Lo propio sucederá con turistas de Santiago, quienes este verano «tratarán de no viajar en avión y privilegiarán desplazarse dentro del país». «Y les gusta mucho la Cuarta Región, por la Avenida del Mar y sus playas», dice entusiasta.

Lo cierto es que en este segmento, los corredores de propiedades comenzaron a hacer sus cálculos y están proyectando un verano mejor de lo que pensaban, a no ser que recrudezcan los contagios por covid-19, y La Serena y Coquimbo deban retroceder a una fase de confinamiento.

«Pensábamos en hacer descuentos, pero no fue necesario. En un 70% ya están listos los arriendos. Y ahora estamos preparando las propiedades, porque va a llegar mucha gente por unos cuatro o cinco días, principalmente escapando del encierro », destaca.

Por ello, las empresas están adoptando protocolos internos para limpiar superficies, aplicando ácido muriático en cerámicos y porcelanatos, o poniendo amonio cuaternario, y desinfectando todo lo que imaginan capaz de contagiar. «Se ha sacado toda la ropa de cama y se ha puesto nuevas sábanas, cubre colchones, almohadas, entre otras», específica.

Jorge Buzeta, de corredora Holding Propiedades, cuenta que junto a los dueños de departamentos tomaron la determinación de contratar los servicios de una empresa certificada para sanitizar y fumigar los ambientes de los inmuebles, junto con la otra firma que realiza los aseos normales de los departamentos una vez que se arriendan.

Cada limpieza puede demorar más seis horas en esa tarea.

«No es como un aseo domiciliario normal. Ya hicimos un convenio económico, porque mantenemos más de 100 departamentos en la Avenida del Mar. Hay que actuar con cautela, tanto para los clientes como para nosotros», agrega.

Respecto al verano también considera que será positivo, aunque no con los mismo precios en los arriendos que en las temporadas estivales de años anteriores. Calcula que los alquileres bajarán entre un 10 y 20 por ciento, fórmula adicional adoptada para además atraer turistas. Ello sumado a la política de Holding Propiedades de ofrecer un 10% a sus más de 3.500 clientes más antiguos y fieles.

Sobre el mercado argentino, Buzeta opina que es complejo el escenario, ya que además del factor pandemia, se debe considerar la situación económica de ese país, que no atraviesa de holgura financiera.

«Sería lamentable que en verano retrocediéramos de fase y nos fuéramos a cuarentena, lo cual nos perjudicaría en la parte turística, restaurantes, habitaciones, y todo los que significa el valle de Elqui y las playas», concluye.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest