Claves para detectar malas prácticas en el teletrabajo

Si antes de la cuarentena nos hubieran ofrecido trabajar desde casa, es probable que la mayoría dijéramos que sí. Sin embargo, ahora, cuando los gobiernos y las organizaciones de salud recomiendan trabajar a distancia, muchos no han sabido cómo lidiar con ambos ambientes.

Eva Rimbau, profesora de economía de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC, por su sigla en catalán: Universitat Oberta de Catalunya), ofrece consejos para adaptarse a esta nueva realidad:

Ante esta forma improvisada de adaptarnos a esta manera de trabajar desde casa, es necesario aprender a identificar cuando algo negativo está sucediendo para intervenirlo. Mucho se ha hablado de las claves para que el teletrabajo vaya bien, pero ¿cómo saber si lo estamos haciendo mal?

Lograr identificar las malas prácticas en el teletrabajo es el primer paso para hacer de esta experiencia algo más llevadero. O, más bien, para aprovechar una oportunidad que en otro momento hubiera resultado muy atractiva y que muchos no tienen.

La primera señal de que estamos teletrabajando mal es que estamos siempre disponibles. Estar siempre conectado no solo es estresante para el empleado, sino improductivo para la empresa. Lo que hay que entender es que cada quien debe organizar su tiempo para cumplir con asignaciones claras y medibles. No se trata de trabajar mucho, sino de trabajar bien.

Si el trabajo no le rinde, revise qué puede cambiar. Intente tener disciplina. Una clave es no estar todo el día en piyama, definir un espacio cómo e iluminado y ponerse metas durante el día.

El sedentarismo es uno de los problemas de pasar la jornada laboral en casa. Y ahí viene la siguiente alarma: si nota que lleva varios días sin mover su cuerpo, debe cambiar algo. Intente ejercitarse así sea dentro de casa. Estas actividades no solo son buenas para la salud del cuerpo, sino que le ayudarán a despejar la cabeza.

Otra mala práctica es la ausencia de descansos. No es recomendable trabajar sin parar. Si usted nota que lleva varias horas seguidas sin interrumpir sus labores, algo anda mal y debe reaccionar. Lo ideal es tener descansos cortos a lo largo del día. Moverse, tomar un café, pensar en otra cosa, mirar por la ventana. (eltiempo.com)

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest