¿En qué se parece un edificio a una sociedad anónima?

La directiva del comité de administración de un edificio está atrapada entre la todopoderosa asamblea de copropietarios y el atareado administrador, quien ejecuta el mandato de la asamblea. Y sin recibir ningún peso como retribución a su trabajo. ‘La instancia con mayor poder en términos jurídicos y de administración es la asamblea de copropietarios’, comenta Marco Valdés, director de vinculación con el medio en la Clínica Jurídica de la Facultad de Derecho de la Universidad de Las Américas, docente que tiene una idea perfecta para entender como funciona la orgánica en la comunidad.

‘El sistema de copropiedad se asemeja a la sociedades anónimas’, explica Valdés. ‘La asamblea es la que manda y es el equivalente a la asamblea de accionistas. Como esa junta de copropietarios no puede conducir el condominio, delega la ejecución a una instancia que lleva a la práctica el poder: el comité de administración, que es como el directorio de la sociedad anónima’, agrega el docente. Después, es el administrador quien ejecuta el mandato originado por la asamblea y derivado al comité, rol que en la sociedad anónima le corresponde al gerente general de la misma. O CEO, como le llaman las empresas gringas.

La repartición del poder es similar tanto en la copropiedad como en la sociedad anónima: mientras en la comunidad cada departamento representa un voto -permitiendo que una persona vote según el número de departamento que posee-, en la Sociedad Anónima cada acción representa un voto, por lo que tu paquete accionario determina el número de votos. Nada de una persona, un voto.

¿Por qué es todo esto así? Según el profesor, para proteger la propiedad. ‘Una sociedad anónima es un conjunto de propietarios dueños de una empresa. En el caso de un edificio, es un conjunto de propietarios de cosas comunes que afectan la comunidad. La diferencia es que mientras la primera está fuertemente regulada, los condominios tienen problemas porque falta regulación y muchas cosas quedan en el aire o bajo el control que pueden ejercer los dueños’, explica Valdés.



¿Quién puede formar el comité?


‘La ley establece que una directiva puede durar hasta tres años’, explica Aníbal Ahumada, presidente del Colegio de Gestión y Administración Inmobiliaria. No puede tener menos de tres integrantes. Y si bien no ejecuta labores sino que supervisa el trabajo del administrador, sus integrantes pueden ser legalmente responsables de lo que ocurre en el edificio. Pueden ser los propietarios o sus cónyuges y representantes de las personas jurídicas que tengan propiedades en el condominio.

‘Podrá también dictar normas que faciliten el buen orden y administración del condominio, como asimismo imponer las multas que estuvieren contempladas en el reglamento de copropiedad, a quienes infrinjan las obligaciones de esta ley y del reglamento de copropiedad’, explicita la ley. (Las Últimas Noticias)

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Site Footer