¿Cómo arrendar un departamento al lado de una construcción?

Arrendar una propiedad al lado de una obra en construcción se vuelve más complicado, pero no imposible. ‘Los propietarios tienen que tener más paciencia. Nosotros manejando un tiempo promedio de arriendo de 18 días, mientras que en aquellas que tienen una obra la lado bordea los 40 a 45 días’, afirma Anita Gallardo, subgerente comercial de Captación Inmobiliaria de la corredora Fuenzalida Propiedades. ¿Qué hacen los corredores entonces? Lo primero es jugar con el precio y bajarlo al menos 10%.

‘El precio es lo que manda y permite competir con los otros edificios de la cuadra, es mejor eso a estar varios meses desocupado asumiendo el costo del dividendo o los gastos comunes’, opina Gallardo. Bajarla desde $10.000 a $20.000 marca mucho la diferencia’, cuenta. Lo ideal, dice, es bajar entre $10.000 y $40.000, dependiendo de la superficie, para ver cómo se comporta la demanda. ‘Si pasan muchos días sin arrendarse, hay que volver a bajar el precio y esperar un par de semanas para que lleguen interesados’, dice. Recuerda un caso en que aplicó otra estrategia: no pedir aval para cerrar el contrato.

Ofrecer beneficios a los nuevos residentes, como poner cortinas blackout, también se ocupa como estrategia. ‘Es un plus que los interesados pueden tener en cuenta y que puede ayudar a mitigar el efecto de la construcción. O luminarias, también, porque en general los departamentos vienen sin cortinas ni nada, entonces el arrendatario se ahorra ese costo’, detalla Gallardo.

¿Y para los que ya están? Juan Sebastián Morales, director de Operaciones de la plataforma inmobiliaria Reistock.com, asegura que no suele haber una estampida de arrendatarios cuando comienzan las construcciones. Si hay inquilinos disconformes o aproblemados con el tema, sugiere a sus clientes no hacer los incrementos correspondientes al IPC, por ejemplo, y mantener el precio como una forma de compensar las molestias. (Las Últimas Noticias)

Comentarios

Powered by Facebook Comments