Identificamos cambios en el perfil del inversionista inmobiliario

De acuerdo a un análisis de reistock.com, en los últimos cinco años los valores han aumentado casi en 30% en el Gran Santiago, por lo que se ha producido un cambio en el rango etario de los compradores y en sus ingresos promedio. Asimismo, ha crecido la presencia de edificios multifamily.

‘Valores al alza, un cambio en el perfil del inversionista y el multifamily dan cuenta de un cambio en el escenario que denota una nueva tendencia que avanzará hacia una dinámica en que las empresas serán las dueñas, los inversionistas hormigas serán cada vez más escasos y el arriendo, el común denominador’, afirma Sergio Arcos, gerente general de Reistock.com, empresa de asesoría en inversión inmobiliaria.

Afirma que ‘las modificaciones legales en materia de urbanismo y construcción siempre repercutirán en el mercado inmobiliario; es así como los valores en las propiedades continuarán aumentando. Más allá del debate de los motivos y hasta dónde llegará el aumento, lo cierto es que diferentes leyes ya aprobadas y próximas a entrar en vigencia continuarán elevando el valor de estas’.

Y agrega un dato relevante: ‘hemos sido testigos del cambio del perfil del inversionista. Desde el 2015, cuando vivimos el boom de las personas que encontraron en la compra de inmuebles una inversión segura, con un perfil que iba de entre los 18 y 45 años, con una renta desde los $700 mil, hasta hoy 2019, en que los valores han aumentado casi en un 30% en el Gran Santiago variando diametralmente según el tipo de comuna y el inversionista es de 30 a 50 años, con una renta promedio de $2,5 millones, y puede comprar más de un departamento’.

CAMBIO DE TENDENCIA

En este escenario, el profesional vaticina: ‘Creemos que los inversionistas hormiga, como hoy los conocemos, están mutando principal
mente debido a las exigencias financieras y al comportamiento del mercado, en el cual los altos precios y la constante alza aumentarán el número de arrendatarios y comprar será un privilegio de las empresas y de aquellos con rentas elevadas’.

Así, el multifamily, edificios completos de una empresa que se destinan al arriendo, es uno de los puntos al alza, dice Sergio Arcos: ‘Un 58,7% de la oferta de viviendas de edificios multifamily se concentra en Santiago, agrupando 9.259 viviendas, en 38 edificios, y una ocupación promedio de 98,8%’.

Afirma el experto que ‘las alzas más próximas en el valor de los inmuebles son básicamente tres, que ya comienzan a impactar. En primer lugar, la Ley de Ductos, que se estima genere un aumento de hasta un 2% en el valor final de los departamentos y que contempla regularización y acceso a ductos de telecomunicación para que los usuarios puedan ser libres de elegir con qué compañías tomar servicios’.

La segunda, dice, ‘es la Ley de Mitigación Urbana o Aporte al Espacio Público, que refiere a que los desarrolladores tendrán dos alternativas para mitigar el impacto de sus obras; es decir, generar acciones en medidas de gestión de tránsito o aportar al espacio público, lo cual, en caso de ser obra de terrenos urbanizados, podría traducirse en la entrega de hasta el 44% del avalúo fiscal del terreno. El objetivo a futuro será que esos fondos al menos se inviertan en un 70% en un proyecto de movilidad comunal’.

Para Sergio Arcos, ‘con esa ley, los proyectos subirán en promedio en 6%, por lo que esperamos incrementar las ventas antes de noviembre de 2020, que es cuando comienza a regir’.

Por último, este año el Senado aprobó la Ley de Eficiencia Energética, con el fin de aumentar la seguridad energética, reducir emisiones contaminantes y contribuir con el desarrollo sostenible del país, donde la meta es reducir un 3% el consumo energético.

‘Esto implica exigencias regulatorias que afectarán directamente al mundo de la construcción. Para poder reducir el consumo, hay que plantear una nueva forma de diseñar y construir las edificaciones’, las que al ojo del experto también aumentarán su valor final.

Por ello, ‘deberán implementarse tecnologías de climatización, tanto para invierno como para verano, lo que incluye nuevas formas de termopaneles, acondicionamiento de techos y muros perimetrales, e incluso nuevas barreras contra la humedad y el viento. También deben integrarse nuevas programaciones en ascensores, paneles solares u otras formas de ahorro y generación de energía limpia. Lo que sin duda será un gran avance en pro del planeta, que deberá también ser pagado por el cliente final’, cierra el ejecutivo. (El Mercurio)

Comentarios

Powered by Facebook Comments