Cómo se transforma la comunidad gracias al Metro

El Metro de Santiago proyecta unas 51 estaciones nuevas que comprenden las líneas 7, 8 y 9, lo cual ha reabierto el debate sobre los pros y los contras de esta ampliación. La Tercera publicó al respecto:

Sobre lo positivo, lo obvio, tal como resalta Metro a través de un comunicado, es que su instalación ‘democratiza la ciudad y acerca a las personas, mejorando la conectividad y favoreciendo que nuevos servicios lleguen a sectores hasta ahora aislados’.

Para Claudia Pizarro, alcaldesa de La Pintana para La Tercera, la llegada del Metro a una zona de la ciudad es ‘solo positiva. Significa calidad de vida, integración, progreso y conectividad’. Pero hay más:

1. Desarrollo comercial: Paola Tapia, exministra de Transportes y actual directora de Derecho de la U. Central, afirma que cada nueva línea se convierte en una ‘oportunidad para las personas que residen en el lugar y para los desarrollos comerciales’. Tapia agrega, entre los beneficios, la disponibilidad de un transporte sustentable que está integrado a otros métodos de traslado.

2. Plusvalía inmobiliaria: Franco Basso, director del Centro de Innovación en Transporte y Logística de la U. Diego Portales, recuerda que el crecimiento de la red incide en aumentar el precio del suelo. Así, los inmuebles situados en las primeras dos cuadras del entorno de una estación pueden presentar un incremento de hasta 30% en el valor del m2.

3. Espacios públicos: ‘Además, Metro se ha transformado en los últimos años en un gran generador de espacios públicos, sobre todo en zonas que están menos consolidadas’, reconoce.

Sobre lo negativo, señalan los atochamientos, el ruido y el aumento del comercio informal. Sobre esto, la estatal añade que en todos sus proyectos trabajan en conjunto con las municipalidades y otros organismos competentes ‘para que durante la construcción las obras provoquen la menor afectación posible en la superficie y en la ciudadanía’. La Pintana, Vitacura y Cerro Navia son comunas que contarán con este medio de transporte por primera vez.

Por el contrario

Cristina Alicia Barros Guzmán, ejecutiva de ventas de Reistock, nos muestra otra vista sobre el tema:

Ella considera que la población chilena no piensa de una sola forma sobre la llegada del Metro a más barrios.

En la comuna Las Condes (a dónde llegará la L7 del Metro en el futuro), gran parte de la población no está de acuerdo e incluso hay una manifestación planificada en contra de la llegada del Metro.

Los vecinos de Las Condes están demostrando su descontento respecto a la llegada del Metro porque consideran que con la estación del metro en Parque Araucano aumentará el comercio ambulante y la delincuencia en el barrio. 

Ciertamente, el comercio formal se beneficiará, pero los vecinos de Las Condes están acostumbrados a un sector más tranquilo y temen que la llegada del Metro pueda ser un factor en contra de su barrio.

“Sí, creo que la población tiene que estar abierta a la diversificación. Ya que somos un país en desarrollo, necesitamos que el mundo se abra a distintas culturas, a distintos tipos de personas porque no todos se  pueden considerar igual. Si cerramos absolutamente las puertas a la llegada de otras personas será difícil convertirnos en un país desarrollado. Tenemos que estar dispuestos a cambiar nuestro comportamiento para abrir las puertas de donde vivimos, crecimos y vamos a ver crecer a nuestros hijos.”

Por lo tanto, se puede considerar que la llegada del Metro es un factor positivo. Pero solo cuando las autoridades tomen las medidas adecuadas para que p. ej. no hayan miles de vendedores ambulantes.

Y, para que al final, se cumpla el objetivo del transporte, que, según Cristina Alicia, debe ser fácil moverse por la Santiago, igual como si fuese Europa, donde uno se puede mover tranquilamente, incluso a otro país.

Comentarios

Powered by Facebook Comments