El Metro como desarrollador de ciudades

721 millones de pasajeros se transportaron en 2018 al interior del Metro de Santiago. Una cifra que no considera a las personas que se movilizan diariamente por la línea 3, que actualmente conecta a las comunas de Quilicura y La Reina y que, según un estudio que realizó el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones (MTT), ayudaría a descontaminar 211 toneladas de CO2 durante este año.

‘Una nueva línea equivale a plantar 40 mil árboles nuevos. Esto se produce por el traspaso de gente que antes usaba auto y que se cambia al tren subterráneo de manera voluntaria’, dijo Louis de Grange, presidente del Metro de Santiago. ‘Antes, quienes viven en Quilicura no podían optar a trabajos en Vitacura, principalmente porque se demoraban una hora y media en trasladarse. Ahora, van a tardar 40 minutos’, añadió.

Y en este punto, resaltó que las futuras líneas 7, 8 y 9, además de su impacto en la baja de emisiones contaminantes, conllevan ‘una reducción de la ciudad’: es decir, con la llegada de estas nuevas líneas a nuevos puntos geográficos de la capital, se proyecta que al año 2026 los terrenos ubicados a menos de 35 minutos de la Plaza de Armas, en el centro de Santiago, crezcan en nueve mil hectáreas respecto a la superficie que al año 2016 estaba cubierta por el tren subterráneo. ‘Terrenos a más de 65 minutos bajan 63%’, acotó. (El Diario Financiero)

Comentarios

Powered by Facebook Comments