¿Por qué invertir en barrios no tan altos?

La preferencia de muchos santiaguinos ya no radica solo en invertir en el barrio alto, sino también en bienes raíces de comunas aledañas, como La Florida y Peñalolén, que disponen de un mayor espacio, menor saturación geográfica, amplias zonas verdes, menor tráfico vehicular y accesos expeditos a locomoción pública e infraestructura vial. Así lo explica Ricardo Matas Coddou, socio de la consultora financiera ECOFIN.

También, ha influido la percepción de mayor presencia de vigilancia municipal y, en algunos casos, el acceso a vigilancia privada como en el caso de ciertos condominios y edificios. “Pese a que no alcanzan la misma plusvalía que los inmuebles tradicionales del barrio alto, cuentan con la ventaja de un menor pago de contribuciones, y en algunos casos, de menores gastos comunes, manteniendo una calidad de vida que en nada se diferencia sustancialmente comparado al radicarse en los barrios más caros”, enfatiza este especialista.

“Los beneficios comprar en blanco o verde son obtener descuentos por el valor final de la vivienda, recibir bonificaciones inmobiliarias y la posibilidad de seleccionar las mejores ubicaciones y metrajes del proyecto”, resalta. Agrega que a medida que se acerca la entrega de los departamentos terminados, sus precios van subiendo, de modo tal que quien invierte en verde va ganando esa plusvalía en el corto plazo. También, algunos inversionistas pueden solicitar algunas modificaciones previas en la forma de distribución de sus inmuebles, logrando crear un bien a su medida, mientras obviamente no hayan sido terminados. (El Mercurio)

Comentarios

Powered by Facebook Comments