Retail chileno bajo presión: 2018 fue uno de los peores años en dos décadas para el sector

Bice Inversiones estima que, en una transición extrema donde las tiendas virtuales reemplazan a las físicas, los minoristas más grandes podrían estar parcialmente cubiertos por su atractivo inmobiliario.
Un más que complejo escenario, pero con una luz al final del túnel. Bice Inversiones realizó un profundo análisis del sector retail chileno, el que se ha visto sumamente golpeado por el cambio en el modelo de negocio, donde las ventas a través de internet se están llevando un trozo de la torta cada vez más importante.

‘Según la mayoría de los gerentes de retail locales, 2018 fue uno de los peores años de los últimos 20 para el sector, y sería muy difícil continuar observando tendencias como la de los últimos doce meses por delante’, dice el reporte, en el cual se hace hincapié en que el sector es, por definición, cíclico: ‘Es probable que se observe una recuperación en 2020’.

La entidad financiera recordó que las empresas reportaron el año pasado ganancias más débiles que las proyectadas por el mercado debido, principalmente, a un crecimiento macroeconómico más bajo de lo esperado y una alta base comparable.

El consenso esperaba una posible aceleración del consumo hacia el segundo semestre de 2018. El optimismo fue compartido por los minoristas locales que, por consiguiente, enfrentaron altos niveles de inventario, lo que forzó a elevar la actividad promocional.

Las compañías también apuntaron, como otra razón para los resultados, a las fuertes bajas de ventas de locales equivalentes, debido a la caída del turismo argentino y a las mayores inversiones por el e-commerce.

‘La mayoría de las empresas reportaron inversiones más altas, principalmente en logística, sistemas de TI (tecnologías de la información) y distribución, para apoyar sus estrategias de omnicanalidad, además del hecho de que la incursión a las ventas en línea ha generado mayores descuentos para ganar cuota de mercado’, dijo Bice Inversiones, que también puso de relieve la permanente amenaza de que la gigante estadounidense Amazon concrete su desembarco en la región.

Ante este escenario, las firmas redujeron drásticamente el crecimiento de las tiendas físicas, mientras se enfocaban en aumentar la rentabilidad de las existentes. ‘También hemos observado una significativa volatilidad en las ventas en la misma tienda relacionada con la gestión ineficiente del inventario y patrones de inmigración’, dijo la entidad financiera.

Se vende

A juicio de Bice Inversiones, el comercio electrónico es el nuevo hype (última tendencia de moda), pero a expensas de la rentabilidad, al menos en el corto plazo. Destacó que, aunque el comercio electrónico ha existido desde hace varios años en Chile, no se entendió como un elemento clave del negocio, a diferencia de lo ocurrido en Brasil, donde la empresa Magazine Luiza (Magalu) logró con éxito una transformación digital que le ha permitido tener muy buenas ventas por internet y, a la vez, abrir decenas de locales y elevar sus ventas por metro cuadrado.

Esta empresa no se puede comparar con las tiendas por departamento chilenas, pues es una cadena especializada en electrodomésticos en los segmentos bajos y medios. No obstante, se destacan sus variadas innovaciones: el desarrollo del programa ‘Magazinevoce’ (Usted compra), donde cualquier persona podría crear su propia tienda virtual a través de las redes sociales y vender los productos de Magalu, y el desarrollo de tiendas virtuales de 150 metros cuadrados en promedio, ubicadas en ciudades pequeñas, donde no existen inventarios; solo teléfonos celulares y los artículos son mostrados por los vendedores a través de multimedia. Pese a todo, Bice Inversiones considera que, en caso de que haya un cambio efectivo de tendencia en el segundo semestre de este año y en 2020, hay un punto de entrada para invertir en empresas de retail locales en el nivel actual.

En el peor de los casos, la entidad dice que, frente a una transición extrema donde las tiendas virtuales reemplazan a las físicas, los minoristas más grandes (Falabella y Cencosud) podrían estar parcialmente cubiertos, aprovechando su atractivo inmobiliario actual.

‘Con el creciente apetito por los activos inmobiliarios en Chile, liderado por el aumento de varios fondos de inversión, los arriendos podrían revalorizar los activos inmobiliarios de los minoristas’, sostuvo.

Sin embargo, señaló que aquellos retailers que tienen ubicaciones en áreas menos densas, como las afueras de la ciudad, podrían ser más afectados por la irrupción del comercio electrónico, como fue el caso de las grandes cadenas en los Estados Unidos.

 

Las recomendaciones de Bice Inversiones

En su informe, Bice Inversiones destacó que Falabella fue el primer impulsor en la introducción de estrategias de omnicanalidad en Chile. A pesar de un escenario macro desafiante, la compañía logró elevar su Ebitda entre 2013 y 2018 muy por sobre la media del mercado, aunque fue por debajo de su promedio histórico de dos dígitos.

‘El desempeño de Falabella no ha sido atractivo, sin embargo, continúa profundizando su liderazgo en la industria minorista chilena (…) Creemos que Falabella es la compañía que está financieramente mejor preparada para enfrentar la costosa transición hacia la transformación digital’, dijo Bice, que recomendó comprar acciones de esta compañía, fijando un precio objetivo de $ 5.622 por acción. Ayer, el papel terminó en $ 4.360.

En el caso de Cencosud, Ripley y Tricot, la entidad financiera recomendó mantener, con precios para este año de $ 1.404, $ 629 y $ 846, respectivamente.

Sobre Forus, recomendó vender, fijando un precio objetivo de $ 1.914 por acción.

-13% HA RENTADO LA ACCIÓN DE FALABELLA EN LO QUE VA DEL AÑO.

$629 OTORGÓ COMO PRECIO OBJETIVO A LA ACCIÓN DE RIPLEY.

Comentarios

Powered by Facebook Comments