Ventajas de la compra en blanco o en verde

Ambas modalidades otorgan ventajas en cuanto a precio para el adquirente de una propiedad nueva, pero hay resguardos legales que son importantes de considerar.
Quienes están decididos a adquirir una vivienda empiezan a conocer de dos formas de adquisición de éstas: en blanco o en verde. Ambas opciones de entrega futura otorgan beneficios en cuanto a precios, pero mantienen diferencias entre ellas y mucho más con la oferta de inmuebles ya construidos.

Al respecto hay que atender a estas formas de adquisición, debido a que la tendencia del mercado para este año considera que se entregarán sólo un 31% de las casas y un 16% de los departamentos de la oferta inmobiliaria total, según el último informe trimestral Mercado Inmobiliario Gran Santiago de GFK Adimark. Según Colett Aravena Garcés. directora Proyectos e Inversiones del Grupo Premium
Propiedades, “actualmente, existen periodos de compra anticipada que tienen relación con las etapas de construcción de un proyecto inmobiliario y que ofrecen condiciones comerciales en beneficio del bolsillo de nuestros clientes, donde las más recurrentes son las ventas en blanco y en verde”.

– La compra en blanco, es cuando un proyecto inmobiliario cuenta con el permiso de edificación y la adecuación del terreno ha iniciado. Este periodo se extiende entre 4 y 12 semanas, o hasta que el stock dispuesto para este periodo sea reservado y generalmente no supera 20% del proyecto.

– La compra en verde, considera el inicio de la construcción o bien, que esta esté en cota cero o en el primer piso. Este periodo se extiende entre 12 y 40 meses, o hasta que el stock dispuesto para este periodo sea promesado y generalmente no supera 60% del proyecto, para disponer de unidades en el momento de la entrega. “Los beneficios de ambos periodos de compra son obtener descuentos por el valor final de la vivienda, recibir bonificaciones inmobiliarias y la posibilidad de seleccionar las mejores ubicaciones y metrajes del proyecto”, agrega Colett Aravena.

 

Diferencias clave

La Ley N° 20.007 protege al comprador en verde, obligando a inmobiliarias o constructoras a garantizar la recuperación de lo pagado si no cumple con el compromiso fijado en la firma del contrato de promesa de compraventa. La promesa de compraventa deberá ser autorizada ante un notario e incorporar una póliza de seguro o boleta bancaria que garantiza la recuperación del dinero pagado a cuenta del precio y que el comprador debe aceptar. Ésta debe ser contratada por la inmobiliaria o constructora que vende la propiedad.

En qué fijarse:

La compra en blanco presenta el riesgo no recuperar el pie pagado en caso de que no se otorgue el permiso de edificación del proyecto inmobiliario.

La compra en blanco permite conseguir una mejor orientación, determinada altura y mejores precios que la compra en verde.

La compra en verde está a disposición de todos los clientes a través de los portales e inmobiliarias, mientras que las ventas en blanco generalmente se ejecutan a través de brokers inmobiliarios, por lo tanto, tienen menor visibilidad en el mercado y están dirigidas a inversionistas.

Comentarios

Powered by Facebook Comments