Socios de Falabella lanzan nuevo proyecto inmobiliario y comercial en Vitacura

 

Familia Cortés Solari levantará un edificio frente al Estadio Manquehue, donde operan tres tiendas deportivas.

La familia Cortés Solari, socios del grupo controlador de Falabella, decidieron rentabilizar una de sus inversiones inmobiliarias en el sector oriente de Santiago.

El clan tiene varias casas en la Av. Vitacura, frente al Estadio Manquehue, donde desde hace varios años opera tres tiendas de artículos deportivos: Sparta, Trek y Rebels Golf.

Estas son parte del portafolio de marcas de Equity Brands & Retail, filial de Inversiones Corso, el holding creado por María Teresa Solari, la segunda hija del clan Solari Falabella.

Equity, liderado por su hijo Juan Carlos Cortés Solari, se autodefine como el principal retailer deportivo en Chile. Pues bien, el grupo tiene en carpeta un millonario proyecto inmobiliario que desarrollará en donde opera los mencionados locales comerciales. La familia logró conformar, a través de la compra de otras tres casas, un gran paño donde levantará un edificio de viviendas y locales comerciales. La inversión contemplada, sin considerar el valor del terreno, rozaría los US$ 30 millones, dicen algunas fuentes del sector.

A través de Inmobiliaria Solcorfa, el holding está actualmente en proceso de obtener los permisos para levantar un edificio de siete pisos con 11.320 metros cuadrados de superficie construida; incluirá 48 departamentos y cuatro grandes locales comerciales.

Al cierre de esta edición, no fue posible tener una versión oficial de la empresa.

No obstante, según conocedores, el plan de los Cortés Solari sería trasladar las tiendas de artículos deportivos a un nuevo proyecto que están levantando en La Dehesa.

En ese sector -específicamente en avenida La Dehesa con Alberto Le Blanc, frente al mall de Cencosud, en Lo Barnechea- el grupo levantará un pequeño centro comercial con tres locales. Se construirá un inmueble de dos pisos con alrededor de 2.300 metros cuadrados de superficie útil. Corso había adquirido este terreno a Colmena por unos US$ 5 millones.

Filantropía y más

El holding controlado por Teresa Solari tiene inversiones en diversas áreas, siempre bajo un estricto hermetismo. No obstante, su hija Francisca ha dejado atrás ese bajo perfil: dirige el área de filantropía de la familia, la que está enfocada en educación, conservación, ciencia y patrimonio cultural A través de Fundación Meri, creada en 2014 y que ella dirige, busca la conservación de ecosistemas marítimos y terrestres. También preside las fundaciones Caserta (programas de educación integral para escolares) y Tata Mallku (que promueve la memoria ancestral de pueblos originarios).

Los principales recursos que obtiene el clan provienen de su participación accionaria en Falabella, que alcanza el 11,56%, lo que tiene un valor en bolsa de casi US$ 2.200 millones. Esto les permite recibir cada año unos US$ 25 millones sólo en dividendos. Además, la familia participa en el sector agrícola con David del Curto y en el área de obras públicas. Junto a la sociedad de inversiones Auguri ligada a Cecilia Karlezi, hija de la fallecida María Luisa Solari, el holding maneja el 49% de dos concesiones de Sacyr: Valles del Biobío, que va de Concepción a Cabrero, y Rutas del Desierto, en el acceso a Iquique.

A principios de año, los Cortés Solari concretaron su salida de la inmobiliaria Manquehue, en medio del debut bursátil de esta empresa. Ya habían estado en Almagro, donde vendieron tras la OPA que en 2007 lanzó Socovesa. Otra de las apuestas de Corso es el área de inversiones financieras, donde tienen fichas en renta fija y variable, y en acciones, dentro y fuera de Chile.

Comentarios

Powered by Facebook Comments