El sector inmobiliario y comercial ha tomado un nuevo dinamismo

Pese a que hace muy poco tiempo comenzaron a funcionar sus primeras instalaciones, el proyecto Puerto Nuevo ya comienza a ser reconocido como el “Sanhattan” de Antofagasta. Se trata de una iniciativa ícono de renovación urbana, desarrollada -al igual que Mall Plaza- en terrenos desafectados de la Empresa Portuaria de Antofagasta (EPA).

El proyecto -del tipo “Lifestyle center”- lo desarrollan en sociedad la Inmobiliaria Boetsch, Echeverría Izquierdo y Hoteles Terrado y contempla un polo mixto del tipo Multifamily, con oficinas, aparthotel y hotel y un boulevard comercial.

Este último fue adquirido recientemente por Parque Arauco en US$30 millones, transformándose en una de las operaciones comerciales más importantes del mercado del retail en lo que va del año.

Rodrigo Boetsch, gerente general de la inmobiliaria, está consciente que el éxito de ventas que ha tenido el proyecto es una realidad que no comparte el resto de la industria inmobiliaria ni comercial en la zona, pero cree que éste puede ser un puntal de la reactivación definitiva de la actividad económica en la zona.

¿Cómo describiría Puerto Nuevo?
– Mucha gente dice que es el “Sanhattan” o la “Nueva Las Condes” de Antofagasta. Es un Lifestyle en el cual se congregan edificios de diferentes usos, residenciales, boulevard comercial y apart hotel, unidos con esta plaza urbana que está al centro del complejo. Creo que lo más relevante será la experiencia, pasar de un sobrevivir en un departamento pequeño a vivir en Puerto Nuevo.

Entendemos son cuatro torres con distintas vocaciones ¿En qué etapa está cada una?
– La primera etapa es un edificio residencial que ya está vendido en un 85% y la segunda es una torre de oficinas profesionales que ya está en un 90% vendida.

Ahora estamos desarrollando la etapa tres, que es un edificio residencial con oficinas, que tiene hall y ascensores independientes. En lo que respecta a las oficinas, estamos apuntando a las grandes empresas mineras y también proveedoras de la zona, para sus dependencias corporativas. En el área residencial, estamos haciendo roadshows para venderlo a un operador, será un edificio con mucho facility -como un skybar y un breakfast point- que escapa a los servicios que hay en la oferta tradicional y que espera entregar otra experiencia a quienes lo habiten.

La cuarta etapa será un hotel ¿Está definid o ya el operador?
– Efectivamente, será un hotel. Estamos cerrando con el operador, hay un acuerdo de confidencialidad por lo que no podemos revelar quién es, pero puedo adelantar que es una de las mayores cadenas hoteleras internacionales de Estados Unidos.

¿Qué plazos de entrega tienen las etapas que aún no están terminadas?
– El edificio de Balmaceda (tercera etapa) lo estamos entregando en diciembre y el hotel lo deberíamos estar entregando en enero de 2022.

DINAMISMO

La comercialización de este proyecto comercial e inmobiliario -cuya inversión alcanza los US$160 millones- se encontró con un periodo especialmente difícil de la economía regional.

Puerto Nuevo ostenta un importante avance en sus ventas, en un escenario que es muy distinto para el resto del rubro…
– Actualmente los proyectos inmobiliarios de Antofagasta están vendiendo más o menos tres unidades al mes, nosotros estamos vendiendo el doble (entre seis y siete), y eso es porque estamos dando un producto que atiende muy bien tanto las necesidades del antofagastino como de los flotantes, que vienen por la semana o por estadías más cortas. Ahora, a nosotros también nos bajó mucho, en comparación a lo que vendíamos cuando comenzamos a comercializar el proyecto, que eran cerca de 25 departamentos al mes.

Con la baja del cobre muchas plataformas comerciales han quedado a medio ocupar y a las nuevas les está costando mucho conseguir locatarios…
– Nosotros estamos en verde y tenemos un 70% de la placa comercial colocada y dado ese avance es que Parque Arauco se animó a comprar, nosotros pensábamos venderla en tres años más. La oferta era atractiva y el hecho que fuera Parque Arauco creo que entrega valor al proyecto.

¿Pero cuál es su visión general del escenario para los proyectos comerciales en la ciudad?
– Tal como dices, tanto el rubro inmobiliario como comercial tuvieron una baja durante los últimos dos años, pero nosotros vemos que hoy el escenario ha cambiado completamente -y nuestras ventas lo demuestran-. Vemos mucho movimiento yeso hace ver con mucho optimismo el futuro, y esa es una de las razones por las que estamos partiendo con la cuarta etapa.

¿Ese dinamismo se manifiesta en otros proyectos de la zona?
– En Antofagasta estamos desarrollando Brisas del Norte, un proyecto de integración social. Es otro nicho completamente distinto, pero donde apuntamos a lo mismo, es decir, a través de los espacios comunes -también tiene una pequeña placa comercial- queremos generar experiencias positivas en nuestros clientes. La primera etapa -de unas 300 viviendas- está completamente vendida y ahora comenzamos la segunda.

Comentarios

Powered by Facebook Comments