Factores que determinan la compra de una vivienda en el borde costero

La segunda vivienda cerca del mar es una realidad en aumento entre los chilenos con el poder adquisitivo para lograrla, pero siempre es bueno tener en cuenta ciertos puntos clave.

Cada vez más chilenos están optando a la segunda vivienda en las cercanías del borde costero, principalmente a cinco factores clave: facilidades de financiamiento, alta demanda, poca vacancia y alta rentabilidad. Al respecto, Gabriel Jaramillo, desglosó estos términos.

FACILIDADES DE FINANCIAMIENTO

• El dicho “el sueño de la casa propia” viene por las antiguas tasas de interés muy altas y lo restrictivo que era otrora el mercado bancario para seleccionar clientes. Hoy en cambio, las tasas están históricamente muy bajas, especialmente las hipotecarias y además existe en el mercado múltiples instituciones bancarias y mutuarias que se ajustan a las diversos perfiles de clientes.

ALTA DEMANDA

• Si bien, este verano no hubo la sobredemanda argentina acostumbrada de los veranos anteriores en el borde costero, los turistas nacionales y de otros países suplieron los arriendos disponibles gracias a las nuevas aplicaciones de arriendo para smartphones, que permiten programar las estadías con tiempo e incluso desde el extranjero.

POCA VACANCIA

• Posterior al verano, existe un miedo a no contar con arrendatarios durante el resto del año, pero esto se suple con un buen plan de marketing o corredores especializados. Dependiendo también de la región, existe un interesante mix de ciudades como Viña, que son “turísticas-universitarias” que combina la cercanía de playas con una gran cantidad de universidades, por lo que calza el término de la temporada estival, con el inicio de las clases, minimizando el riesgo de “camas vacías”.

ALTA RENTABILIDAD

• Es conocida la altísima rentabilidad para los pequeños inversionistas inmobiliarios, que tienen uno o dos departamentos en primera línea o sólo con vista al mar, alcanzando incluso el pago de todos los dividendos del año, sólo por los arriendos de verano y dejando como utilidad los nueve meses siguientes.

ASESORÍA

• Esto se alcanza por una inteligente búsqueda de departamentos nuevos, entregados en venta privada o blanco, bajas tasas de interés, solicitar el crédito a lo más largo plazo posible y en zonas de alta demanda como las playeras. Para asegurar esta combinación, lo mejor es dejarse asesorar por expertos inmobiliarios de la zona, ya que conocen los valores, fluctuaciones y proyecciones de los arriendos versus las ofertas de departamentos en venta y sus posibles dividendos.

FUENTE: LA HORA

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Site Footer