Santiago cumplió 478 años con el desafío de acoger a la población que revitalizó la comuna

El repoblamiento del centro de la ciudad impulsado en los 90 hizo que sus habitantes se duplicaran. Hoy se busca habilitar nuevos espacios para mejorar su calidad de vida.
‘Cuando hice el cheque por $5.700 millones y se lo pasé a las monjitas, les dije ‘ya no se pueden llamar más Hermanitas de los Pobres”, contó —entre risas— el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, en el exconvento de la congregación.Ese lugar, ubicado en calle Carmen, fue el elegido para dar inicio a las celebraciones del aniversario 478 de Santiago, pues el municipio lo compró con la finalidad de habilitar allí un parque de 1,6 hectáreas y distintos servicios municipales en el terreno.

Con esto, según el jefe comunal, se hacen cargo del déficit de áreas verdes, uno de los desafíos que enfrenta la comuna cuando se encamina a cumplir 500 años.

Eso sí, según exautoridades y urbanistas, plantean que ese es solo uno de los retos que tiene la ciudad, pues además se suman otros, como mejorar la calidad de vida en un lugar donde está aumentando explosivamente la población.

Nuevos vecinos

En contraste al auge de los años 50, cuando la comuna tenía más de 430 mil habitantes, en la década de los 80, Santiago sufrió una fuerte pérdida de población. El centro de la ciudad se llenó de oficinas, pero perdió vecinos y la vida de barrio.

Para revertir la situación, el entonces alcalde Jaime Ravinet (1990-2000) impulsó un programa de repoblamiento, con el cual se construyeron más de 19 mil viviendas en grandes edificios. ‘Logró lo propuesto’, afirma Alessandri, aunque la política también fue criticada por la construcción de viviendas muchas veces con pocas áreas verdes cercanas y falta de equipamiento.

‘Lo más importante es que los nuevos residentes son de clase media y que van entre los 25 y 50 años. Santiago era una comuna que cerca del 20% de su población era de adultos mayores. Hoy son del orden del 12%’, dice Ravinet.

Eso, precisamente, ha generado nuevas necesidades en el municipio. Según el Censo 2017, en Santiago hay 405 mil habitantes, y Alessandri estima que podrían ser hasta 450 mil, porque ‘debe haber una cifra no oficial, sobre todo de inmigrantes, de unos 50 mil más’.

Además de acoger a la población extranjera, el alcalde expone otro desafío: enfrentar el déficit de jardines infantiles por el cambio etario en la comuna: ‘No estábamos preparados para recibir esta gran cantidad de niños’.

Para la exalcaldesa Carolina Tohá, el principal reto para Santiago es ‘ser líder en innovación respecto de los mayores desafíos urbanos’. A su juicio, esos son: ‘Revertir la segregación y desigualdad urbanas, lograr una movilidad sostenible, hacer una densificación armoniosa con el entorno y el patrimonio’. Asimismo, plantea que Santiago debe ‘lograr un salto en la calidad de los espacios públicos, para que sean lugares de encuentro transversales, limpios y seguros’.

El presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), Sergio Baeriswyl, dice que hay que ‘ver cómo se logra mantener un buen equilibrio’ para evitar ‘problemas irreversibles en un futuro’.

Mientras, Luis Eduardo Bresciani, director de Arquitectura UC y expresidente del CNDU, afirma que ‘si bien han existido críticas históricas, es evidente que con el tiempo la densificación del centro de Santiago ha sido más favorable que negativa, porque ha renovado barrios que estaban obsoletos’.

FUENTE: EL MERCURIO

Comentarios

Powered by Facebook Comments