Segunda vivienda: Terminaciones de alta resistencia, buena ubicación y seguridad favorecen la rentabilidad

SEÑALAN LOS ESPECIALISTAS QUE PARA LOGRAR MEJORES ARRIENDOS ES FUNDAMENTAL QUE LA VIVIENDA NO IMPLIQUE ALTOS COSTOS DE MANTENCIÓN, QUE SE UBIQUE EN SECTORES DEMANDADOS Y QUE SEA PERCIBIDA COMO SEGURA POR LOS INTERESADOS.

Durante estas semanas, el plan de invertir en una segunda vivienda en la playa o a orillas del lago comienza a rondar con fuerza en las cabezas de muchas familias.

 

Es que la segunda vivienda puede convertirse en una importante fuente de ingresos, sobre todo en temporada alta, como Semana Santa, vacaciones de invierno o verano, y Fiestas Patrias, que son épocas que concentran una fuerte demanda, lo que permite un buen precio de arriendo.

 

‘Este tipo de propiedades dan una rentabilidad alrededor de 7% anual, lo que permite cubrir los gastos fijos e incluso el dividendo, si se piensa como una inversión a largo plazo. Las zonas con mejor plusvalía se ubican de las regiones de Coquimbo y Valparaíso, y en los balnearios lacustres del sur, como Pucón, Villarrica y Puerto Varas, que están siendo cada vez más demandados por el alto margen de ganancia que dejan’, explica Enrique Loeser.

 

A la hora de elegir una segunda vivienda para la renta, el ejecutivo aconseja inclinarse por un departamento, por la seguridad que brinda tanto al propietario como al arrendatario, y por el atractivo que ofrecen las áreas comunes, como el quincho o una piscina.

 

‘La distribución más demandada es la de dos dormitorios, que permite que la use una familia de cuatro a cinco personas cómodamente’, explica.

 

Sugiere además fijarse en las terminaciones, que sean de calidad y alta resistencia al uso, para reducir los gastos en mantención y asegurarse de que la propiedad esté lista para usarse en cualquier época del año.

 

En este sentido, José Valdés, dice que en el caso de las casas es clave elegir materiales de calidad, que sean de fácil mantención, ‘cuyos materiales no sean sofisticados ni de alto precio, toda vez que las casas de segunda vivienda tienen en general más exposición a las inclemencias del tiempo, como puede ser lluvia, sol, humedad, nieve, entre otros. La correcta orientación o ubicación de las edificaciones en el terreno ayudarán a que los gastos en mantención y habitabilidad sean más bajos’.

 

Lo ideal, explica, es que las ventanas sean termopanel, y las pinturas, antihongos, lavables e incluso con resistencia al fuego. Además, las techumbres deben ser acordes a las necesidades de la zona y las cañerías y grifería tienen que ser de alta calidad, ya que el no uso constante también las puede agripar.

 

En el caso de departamentos, asevera, ‘la orientación, vista, ventilación y luminosidad son factores relevantes a considerar para que la propiedad sea aprovechada al máximo por sus ocupantes y tenga una mejor reventa en caso de querer venderla en el futuro. Además, tomar en cuenta la calidad de las terminaciones y materiales es fundamental para elegir bien, donde el prestigio de la inmobiliaria y la empresa constructora deben ser investigados’.

 

Y expone un punto clave: ‘Hoy en día hay edificios inteligentes y sustentables, lo que será importante en el futuro y relevante en los gastos comunes, los que son financiados por el propietario en caso de que no se encuentre arrendado el departamento’.

 

Coincide con ellos Víctor Danús, quien señala que un aspecto que no se debe dejar pasar son los costos de mantención, en especial en temporada baja.

‘Si bien el arriendo puede contribuir a financiar la segunda vivienda, hay que tomar en cuenta de que no siempre se logrará que el inmueble cuente con moradores y puede haber períodos sin estos ingresos extras’.

 

OPCIÓN PARA VIVIR

 

Agrega Enrique Loeser que una buena terraza o una vista privilegiada al mar, al bosque o al lago, aseguran no solo una buena demanda, sino un mejor precio de arriendo.

 

Y otro factor muy importante para evaluar es la ubicación. ‘Lo ideal es que esté en primera o segunda línea, o que esté a una distancia fácil de recorrer hacia los puntos de mayor interés, además de buena conectividad, acceso a comercio y servicios’, sostiene.

 

Al respecto, Víctor Danús agrega un aspecto importante: ‘Se deben elegir zonas que no estén cerca de potenciales riesgos asociados a eventos naturales, tales como socavones, posibles inundaciones, viviendas aledañas a quebradas, entre otros. Si se ubicará en el borde costero, hay que considerar la posibilidad de marejadas o tsunami, ya que vivimos en un país que no está exento de esto. Otro punto a tomar en cuenta es si está ubicada cerca de servicios y comercio, lo que puede contribuir a que tenga mayor plusvalía en el futuro’.

 

Pero tampoco hay que dejar de lado los gustos personales al momento de elegir, indica Enrique Loeser.

 

‘Estos deben tomarse en cuenta, porque, por lo general, la segunda vivienda termina siendo una buena opción para vivir después de la jubilación, debido a la tendencia a ‘achicarse’ después de que los hijos se van de la casa y a buscar lugares que ofrezcan una calidad de vida superior’, concluye.

 

FUENTE: EMOLPROPIEDADES.CL

Comentarios

Powered by Facebook Comments