Autores de primera casa impresa en 3D de España relataron su experiencia

En el marco de la primera Jornada de Construcción Impresa en 3D organizado por la Universidad del Bío-Bío, se presentaron José Guillermo Muñoz y Joaquín Martín Rodríguez, ambos, creadores de la empresa Be More 3D de Valencia, España, quienes se han destacado por haber levantado la primera vivienda impresa de Hispanoamérica.

Muñoz y Martín cuentan que la creación de su empresa Be More 3D no fue fácil. Nacieron alrededor del año 2014, en plena crisis financiera en España, mientras estudiaban en la Universidad Politécnica de Valencia. Junto a dos socios y con un capital de 2000 euros lo primero que hicieron fue comprar una pequeña impresora 3D de plástico, la que les permitió comenzar a hacer prototipos para ingenieros, maquetas para arquitectos, objetos como llaveros y productos de merchandising, como una forma de ganarse la vida.

Vieron que sus capacidades profesionales daban para más y que los seducía el lado de la construcción y eso era lo que querían hacer. “Un día dijimos por qué en vez de meterle un hilo de plástico le metemos hormigón. Le dimos vuelta a la idea, con apoyo de un ingeniero electromecánico que programara la máquina, con eso decidimos transformar 100% a la impresión de hormigón. Y esto lo implementamos primero en el garaje de la casa de uno de los integrantes del equipo, hasta que conseguimos instalarlo en la Universidad Politécnica de Valencia, ingresando a una incubadora a través del programa startup para emprendedores”, detalla Muñoz.

Luego de un año y medio de estar acogido en la Universidad Politécnica de Valencia pudieron contar con apoyo de profesores e infraestructura adecuada más una adjudicación de un concurso para apoyo de emprendimiento por 20.000 euros, lo que permitió la puesta en marcha de la maquinaria y las pruebas de factibilidad y comercialización.

Así lograron patentar su modelo de máquina de impresión 3D, con la que pudieron construir la primera casa en impresión 3D en España.

MENOS COSTOS

Joaquín Martín Rodríguez, encargado de la electrónica y la programación, explica que la maquinaria con la que están trabajando consiste en una manga pastelera gigante que imprime hormigón diseñado y seleccionada en el computador.

Resalta que el impacto de esta nueva tecnología para la construcción de viviendas tiene que ver con la rapidez para lograr resultado. En tan solo 15 horas lograron construir una vivienda, significando un hito relevante para ellos como responsables de esta iniciativa y un beneficio para los usuarios, quienes se verán favorecidos con la versatilidad en el diseño.

En este sentido, según los creadores de Be More 3D, el valor del metro cuadrado de vivienda en impresión 3D disminuye los costos de las viviendas entre un 30% y un 35%. Mientras que, desde la perspectiva medioambiental, la nueva tecnología reduciría la generación de residuos prácticamente a cero.

José Guillermo Muñoz, enfatiza en los aportes de esta nueva herramienta y sostiene que “adicionalmente reducimos los residuos prácticamente a cero, junto con disminuir significativamente las emisiones de CO2. A la industria de la construcción le falta un impulso y la incorporación de la impresión 3D le da justamente ese empuje económico tan necesario”.

REVOLUCIONARIO

Desde la academia, Rodrigo García, investigador UBB e integrante del proyecto Nodo Sur de CIPYCS, y uno de los impulsores de la visita de los españoles a Chile para conocer esta relevante experiencia en construcción en 3D, destacó la trascendencia de este encuentro.

“Este evento significó una oportunidad única para conocer nuevas tecnologías que automatizarán el futuro de la edificación y revolucionarán los procesos actuales”, sostuvo.

Por su parte Adolfo Alcayaga, de asesoría y gestión de la empresa Sika Chile, celebró este encuentro por su aporte en el conocimiento de las nuevas tecnología de punta que hoy están desarrollando principalmente los países desarrollados.

“El que se esté haciendo acá en la región es un gran paso. Nosotros en Sika Chile estamos trabajando en estas tecnologías que han demostrado que son rápidas, efectivas y a un mejor costo para los usuarios”, resalta.

Fernando Mena, de Cementos Bio Bio, asegura que el espacio permitió intercambiar experiencias en el ámbito constructivo. “En general la industria de la construcción está empeñada en mejorar los procesos constructivos tendientes a optimizar la productividad y en relación a la impresión 3D es un gran salto tecnológico que fortalecerá la productividad. Estamos pasando de la manufactura tradicional a la manufactura avanzada a través de los procesos de automatización y robotización”, reflexiona.

FUENTE: EL SUR CONCEPCIÓN

Comentarios

Powered by Facebook Comments