Arriendo por temporadas: claves para un buen negocio

Para adquirir una propiedad cercana al mar, ésta debe tener una buena ubicación para arrendatarios de temporada veraniega y también para quienes la necesitan alquilar durante todo el año. Luego, la administración puede dejarse en manos de un corredor o asesor inmobiliario, para que la arriende en el menor tiempo posible, a un buen precio y sin complicaciones.

 

La compra de una segunda vivienda para destinarla al arriendo requiere de una minuciosa elección, tanto del inmueble y su ubicación como en una segunda etapa de los arrendatarios de la vivienda, o de la empresa responsable de la administración.

“Si es para alguien que quiere tenerla como inversión, como departamento para arriendo por temporadas, la recomendación principal sería fijarse en la rentabilidad del barrio y la plusvalía del mismo. Ahora bien, para quien piensa arrendar por un par de semanas, o incluso por un par de días, la recomendación sería conocer bien al dueño de la propiedad”, dice

Josefina Contreras, directora comercial de Century 21 Chile, empresa de corretaje y asesoría inmobiliaria.

En tanto, Sergio Arcos, gerente general de Reistock.com, aconseja que al elegir una vivienda de borde costero para el arriendo es clave la ubicación: “Una vivienda que se encuentra cercana a puntos de interés y recreación, que cuente con una buena conectividad siempre será de mayor demanda y a la vez se puede cobrar un arriendo mayor”. Además, Sergio Arcos aconseja considerar el equipamiento, ya que un departamento que cuente con piscina, gimnasio y terraza con vista al mar es un valor agregado para arrendarlo en temporada alta.

Una vez adquirida la vivienda, los expertos aconsejan dejar la administración del arriendo en manos de un corredor de propiedades o asesor inmobiliario. “La labor principal de un asesor inmobiliario es asegurarse que el propietario arriende en el menor tiempo posible, al mejor precio y sin ningún inconveniente. Además, debe verificar que el arrendatario sea alguien confiable y que efectivamente haga el pago correspondiente, por lo que, sin duda, es la mejor opción. Básicamente, evitamos un dolor de cabeza al propietario y al arrendatario”, afirma Josefina Contreras.

Opciones de arriendo

Ricardo Matas Coddou, doctor en Administración de Empresas y académico de la Escuela de Comercio, explica que la opción del arriendo permanente para personas que viven en la zona tiene como factor positivo, la seguridad de tener arrendatarios que cuidarán el inmueble a tiempo completo. Lo negativo es el costo de oportunidad por dejar de ganar por un arriendo de temporada que es más rentable.

Otra alternativa es el arriendo en época de enero a febrero para turistas que se encuentran de vacaciones. La ventaja está en el mayor valor que puede rentar el equivalente a casi todo un año de arriendo o en algunos casos sobrepasar ese valor. Lo negativo son los posibles daños que puedan dejar, por lo que se sugiere solicitar una garantía previo at uso del inmueble.

Mantención y seguros

Una casa o departamento en la costa implica gastos de mantención mayores a los de otras zonas, principalmente por la humedad y salinidad propios del clima costero, por lo que ese costo debe considerarse como un gasto anual de la vivienda. En el caso de casas, además se debe invertir en alarmas, jardinería, limpieza externa y otras mantenciones que no son habituales en caso de un departamento.

Respecto de los seguros para una vivienda, como los de incendio, sismo o robo, estos pueden tener una mayor prima en el caso de que cubran los muebles, en el caso de departamentos amoblados. Además, existen seguros para solventar gastos que permitan una continua habitabilidad con el fin de no perder al arrendatario, como pintura en buen estado y daños en gasfitería, entre otros.

FUENTE: LA TERCERA

Comentarios

Powered by Facebook Comments