El último deber que cargan los conserjes: recibir las compras on line

Los paquetes se acumulan porque los residentes no hacen seguimiento al despacho y no los retiran. Nuevos edificios están incluyendo mini bodegas para almacenarlos.

‘Me gusta mucho comprar en AliExpress y otras plataformas cosas de tecnología y hasta ropa, pero el problema es que vivo en un edificio de dos torres con numeración distinta, pero que están interconectadas’, cuenta Andrés Lazo (29), vecino de Santiago Centro. Los conserjes y carteros se confunden con la numeración y no verifican hacia quién está dirigido.

‘Mis paquetes se van para la otra torre o en mi casillero aparecen envíos que corresponden al otro edificio. Dependo del estado de ánimo del conserje para que lea si la dirección sea correcta’, comenta.

Lazo entendió que tienen que estar en alerta por sus compras.

‘Los conserjes no nos avisan cuando llega algo. Una vez en el track de seguimiento me salía que me habían entregado unas figuras de animación, pero en conserjería me decían que no había nada para mí. Al final, se lo habían entregado a otro vecino. Por suerte, él era honesto y lo devolvió’, recuerda.

En ese edificio, la administración echó a andar un libro que prevenga las confusiones. Ahí se anota todo lo que llega al edificio, quién lo recibe y para quién es, para tener más orden con los paquetes.

Lazo toma la precaución de avisarles que compra harto online.

‘Siempre es mejor tener al conserje de amigo y así se evitan más enredos’, dice.

Los líos no son casuales. Las compras digitales han crecido de forma exponencial. De acuerdo a la Cámara Nacional de Comercio, en 2008 se registraron ventas por US$447 millones en el país. Diez años después, la cifra creció nueve veces. En 2017 sumaron US$4.000 millones. El problema es que las recepciones de edificios fueron diseñadas sólo para recibir cartas y administrar paquetes es un trabajo adicional que están enfrentando los conserjes.

Matías Uribe, informático de 30 años y que vive en una torre de 23 pisos cerca de Plaza de Armas, también ha tenido dificultades, pero con los porteros del domingo, que son los que conocen menos el funcionamiento del edificio. Él contrató un servicio de despacho de comida de domingo a jueves.

‘A veces no le han querido recibir al repartidor mi comida porque dicen que el administrador no los ha autorizado. Justo ha coincidido con que yo no estaba en la casa en ese momento y me he quedado sin almuerzo para el día siguiente. Así es que ahora siempre estoy más atento esos días para que no vuelva a ocurrir’, declara.

Álvaro Barias, gerente general de Fitfoodchile.cl, cuenta que el último día de la semana es más complicado porque suelen estar conserjes part time o de reemplazo.

‘A veces no lo quieren recibir o no avisan que el pedido llegó y hay que retirarlo. Pero son cosas que suelen ocurrir cuando recién iniciamos las entregas’, afirma.

Por otro lado, capacitan a sus repartidores para que hablen con los ellos sobre la modalidad de entregas y funcionamiento.
Salón especial

Uribe dice que como vive en una comunidad grande, con diez departamentos por piso, la conserjería a veces no da abasto con los pedidos.

‘Se arma el medio despelote. Llegan muchas cosas, hasta lavadoras, y no tienen dónde dejarlas porque el mesón de la recepción es pequeño. Al final se decidió dejar todo en el salón de eventos con llave, después de las diez de la noche, para que las cosas no se pierdan’, comenta.

Adolfo Lira, coleccionista de figuras de acción, tiene más problemas con los carteros.

‘Me aseguro de hacer mis compras on line siempre con sistema de seguimiento. Me pasa mucho que los carteros me dejan una carta para que vaya a buscar mi paquete a la central porque lo fueron a entregar y no había nadie. Lo hacen porque les da lata ir a dejarlo, porque siempre hay alguien en la conserjería. Hay una zona gris que nadie hace nada con eso’, explica.

App de notificación

‘Los edificios han tenido que habilitar zonas especiales para recepción de encomiendas y paquetes. La gran mayoría no tiene salas disponibles y uno ve en las conserjerías un montón de paquetes. Falta preparación’, comenta Guillermo Márquez, gerente de Tecnología del software de administración Edifito.com, empresa que implementó un botón especial en la app para informar a los propietarios que tienen una encomienda en la recepción.

‘Muchos copropietarios ingresan a sus departamentos desde los estacionamientos, por lo que no se topan con el conserje y él no les puede avisar que ha llegado algo. Pusimos esta notificación, que es inmediata, donde queda el registro de quién lo recepcionó en conserjería y a qué hora fue retirado por su dueño’, comenta.

Lo mismo están pensando en Fitfood para despachar sus comidas.

‘Armamos una app que tendremos en marzo, donde informaremos a qué hora llegó el pedido, pese a que el cliente sabe más o menos a que hora ocurre’, explica Barias.

FUENTE: LUN

Comentarios

Powered by Facebook Comments