Le Hideout, una propuesta decorativa nada convencional.

Los presupuestos de decoración más ajustados requieren de pensamiento y diseño imaginativo, y la barra de belleza Le Hideout en Montreal, es un claro ejemplo de cuándo gana la innovación, esto si tomamos en cuenta cosas como el piso de concreto crudo, el MDF esculpido y los lavamanos de Ikea utilizados como baños para los pies.

En el vívido centro cultural de Griffintown, el estudio Ménard Dworkind Architecture & Design (MRDK), de un año de edad, se aseguró de que el fin se oponga a los medios de decoración, invirtiendo en materiales estratégicamente y maniobrando ágilmente el espacio de 186 mt2. Conocido por su atención a los detalles y su capacidad para trabajar en estrecha relación con tareas difíciles, MRDK forjó Le Hideout en un espacio comercial, geométricamente incómodo, en la base de uno de los muchos edificios de condominios que se alzan en una parte de la ciudad en rápida evolución.

 El diseño se centra alrededor de una columna de hormigón inamovible que MRDK cubrió en una forma floral cortada por computadora que crece hacia arriba y hacia el techo, en principio no muy diferente a la diseñada por Snøhetta en la boutique de Aesop Sloane Square en Londres, que se inauguró el año pasado. Esta estructura se dobla como una pantalla de esmalte de uñas, montaje en espejo y almacenamiento útil, en un espacio de otro modo bastante recortado.

 La estación de pedicura consta de los lavamanos IKEA mencionados anteriormente y de las sillas Structube con precios razonables a las cuales  se le sacaron sus patas para instalar en un pedestal de azulejos al frente de la tienda. Un raro pero inteligente gasto, duradero (resistente como clavos), el abeto Douglas recubre las paredes y durará toda la vida, envolviendo la habitación en un tono cálido. En un acto de equilibrio económico, el hormigón se deja expuesto y sin tocar en un movimiento eficaz y eficiente. La construcción original marca el doble como un patrón de suelo abstracto: arte encontrado, que parece nuevo y deliberado.

El diseño continúa en la recepción, donde una encimera de acero se pliega sobre la parte frontal de los gabinetes, recordando sutilmente una uña pintada, una adición divertida que se las arregla cuidadosamente para eludir el truco. En general, Le Hideout es un lugar de belleza bien pensado, con suficientes aspectos llamativos para durar lo que dura cualquier mani-pedi. Le Hideout es un excelente ejemplo

 

Comentarios

Powered by Facebook Comments