Inversión inmobiliaria y en infraestructura impulsaría el crecimiento de la construcción

Los síntomas son cada vez más evidentes. Y es que de acuerdo con el informe Macroeconomía y Construcción (MACh), las proyecciones avalan una recuperación económica para uno de los sectores más incidentes de la economía nacional y regional: La construcción. Esto, básicamente porque su inversión cerraría este año con un crecimiento de 4%, mientras que el próximo lo haría 4,6%, retomando la senda de crecimiento que ha propuesto la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) durante los últimos ejercicios.

La explicación de este escenario radica en el ‘Balance 2018 – Proyecciones 2019’, contenido en el MACh, y que sitúa a dos subsectores de la industria como los responsables de este impulso, como lo son el inmobiliario y el de infraestructura. El documento, dado a conocer hace unos días es explícito: ‘El dinamismo de 2018 se explica básicamente por la inversión habitacional, mientras que en 2019 destacaría la inversión en infraestructura privada’.

Para Patricio Donoso, presidente nacional de gremio, los resultados son alentadores. ‘Después de cuatro años en que nuestro sector prácticamente no creció, los datos obtenidos del MACh nos muestras que el país va por buen camino. Ahora bien, hasta ahora la mayor actividad en nuestra industria se explica por la activación de proyectos de pequeña y mediana escala, por lo que el desafío es generar las condiciones para sumar proyectos de mayor envergadura. Y eso pasa por crear un clima que favorezca este tipo de decisiones, promoviendo cambios estructurales, por ejemplo, en materia tributaria y laboral, así como aumentando la certeza jurídica y disminuyendo la burocracia’.

Otro acento importante se da en la generación de fuentes laborales. Javier Hurtado, gerente de Estudios de la CChC, precisó que ‘para el cierre de este 2018 estimamos que la tasa de desempleo en el sector llegará a 8,9% anual, en tanto que para 2019 proyectamos una disminución a 8,4%’.

VIVIENDA

En cuanto a la inversión en vivienda, se proyecta un crecimiento de 4,1% anual para 2018 y de 4,6% en doce meses para 2019. La inversión en vivienda subsidiada cerraría este año con una caída anual de 2%, repuntando en 2019 hasta alcanzar un crecimiento estimado de 5,7% en doce meses.

Esta brecha se explica básicamente por las diferencias en el presupuesto público, explica Javier Hurtado: ‘En 2018 este contempló una menor inversión, coherente con los menores recursos asignados al programa DS-49 y un recorte presupuestario para la mantención de viviendas y su entorno. En tanto, para el próximo año el gasto público habitacional estará mayormente destinado a la compra o arriendo de viviendas’.

Respecto de la inversión en vivienda privada, se registrará en 2018 un incremento anual de 5,7%, dado principalmente por las condiciones menos restrictivas en créditos hipotecarios a hogares. Para el 2019, el crecimiento llegaría a 4,3%.

‘A nivel regional seguiremos bregando por proveer de una adecuada planificación urbana que entregue certezas para asegurar la calidad de vida de las personas y la inyección de recursos para obtener el bienestar social’, espetó el presidente de CChC La Serena, Sergio Quilodrán.

INFRAESTRUCTURA

En lo que respecta a la inversión en infraestructura, el gremio estimó que en 2018 esta anotará un aumento de 3,9% anual, proyectando un crecimiento de 4,9% para 2019. La inversión en infraestructura pública cerrará 2018 con un incremento anual de 2,2%. En 2019, en tanto, registraría un crecimiento de 2,7%, debido al recorte en partidas relevantes como Salud y Educación, sólo parcialmente compensadas por alzas en obras públicas e inversión regional.

En concesiones, la inversión llegará a US$711 millones en 2018, mientras que en 2019 esta cifra alcanzaría los US$924 millones. En inversión en infraestructura productiva privada, se estima un alza para 2018 de 4,9% y de 5,9% para 2019, totalizando US$11.720 millones de los que US$5.789 millones corresponden a gasto en construcción, ubicándose levemente por sobre lo observado en 2018 e impulsado por un dinamismo de proyectos asociados a minería privada.

‘No debemos desaprovechar los instrumentos existentes y donde se refuerza el vínculo público – privado: Fondos Espejo, Fondo de Infraestructura, Financiamiento Urbano Compartido, entre otros. Sólo así contaremos con la infraestructura necesaria para disponer de territorios modernos, competitivos y sostenibles’, finalizó Sergio Quilodrán de CChC La Serena.

Comentarios

Powered by Facebook Comments