El ABC de cómo renegociar las deudas

¿Es persona natural y está sobrendeudada? Con un trámite gratuito en la Superir que actúa como mediadora, es posible llegar a mejores acuerdos con los acreedores. Veamos cómo hacerlo.

La Ley de Insolvencia y Reemprendimiento (Ley N° 20.720) creó dos procedimientos para las personas deudoras (además de las empresas). Estos son la liquidación de bienes y la renegociación.

El primero -la liquidación- es judicial, se hace en un tribunal con el objeto de vender rápida y ordenadamente los bienes de la persona deudora y pagar a los proveedores.

El segundo puede ser un verdadero alivio para quienes están sobrendeudados, quieren pagar, pero necesitan un poco de respiro para afrontar sus deudas, típicamente con bancos, casas comerciales y cajas de compensación, los principales acreedores de las personas naturales. Las deudas por pensión de alimentos no se admiten en este procedimiento.

Nicole Ramírez, encargada de la Unidad de Seguimiento, Tramitación y Gestión del Subdepartamento de Renegociación de la Persona Deudora. de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, Superir, explica el ABC del llamado Procedimiento Concursal de Renegociación de la Persona Deudora.

Este último tiene por objeto la repactación de las deudas con nuevas condiciones de pago, acorde a sus ingresos; y en caso de no lograr acuerdo, la ejecución (venta) de sus bienes para el pago de dichas obligaciones.

Explica que se trata de un procedimiento administrativo, que se realiza en la Superir que actúa como facilitadora de acuerdos entre la persona deudora y sus acreedores; voluntario, se inicia mediante una solicitud que debe ser declarada admisible por la Superir, y es gratuito, la Superir no cobro por realizar este procedimiento.

Veamos quienes pueden solicitar la renegociación. Se considera “personas deudoras”, a las personas naturales sujetas a un contrato de trabajo, también montepiados y pensionados, y los demás sujetos de crédito que se encuentren en una situación transitoria de cesantía, o que realicen trabajos esporádicos, pero que cuentan con un aporte

familiar para afrontar sus deudas (ejemplo: cesantes, estudiantes, dueñas de casa).

Un punto importante: la persona deudora que inició actividades ante el Servicio de Impuestos Internos, no debe haber emitido boletas de prestación de servicios durante los 24 meses anteriores a la solicitud de renegociación.

Otros requisitos para someterse a esta renegociación es tener dos o más obligaciones (deudas) vencidas (morosas) por más de 90 días corridos (3 meses), actualmente exigibles, que provengan de obligaciones distintas y que sumen en total más de 80 UF (aprox. $2.190.000). También, no haber sido notificado de una demanda de liquidación forzosa o de cualquier otro juicio ejecutivo iniciado en su contra, que no sea de origen laboral.

La renegociación -que dura unos 90 días corrido- se lleva acabo a través de audiencias en las que participa la persona deudora, sus acreedores y la Superir como facilitadora. En la primera de ellas, de Determinación del Pasivo, se estable a quién se debe, qué créditos participarán en el procedimiento y cuánto se debe. En la segunda, de Renegociación, se acuerda el nuevo plan de pagos entre la persona y sus acreedores, según sus actuales ingresos y real capacidad de pago. Finalmente, si las anteriores no tiene éxito en llegar a acuerdos, en la Audiencia de Ejecución, la Superir envía los antecedentes al tribunal para que se inicie la liquidación de bienes.

Nicole Ramírez explica que la gran mayoría de los procedimientos llegan a acuerdos, sobre 92% de los casos, en los cuales los deudores obtienen mayores beneficios que si fueran individualmente a repactar sus deudas donde sus acreedores. Algunos de estos, dependiendo de cada caso, son meses de gracia o incluso tasa cero, etc.

Al finalizar el procedimiento, las deudas se entenderán extinguidas, novadas o repactadas, de acuerdo a los términos estipulados en el acuerdo de renegociación a que se llegue, y la persona deudora se entenderá rehabilitada para todos los efectos legales.

Una vez finalizado el procedimiento mediante Acuerdo de Renegociación o Acuerdo de Ejecución, la persona deudora podrá solicitar a todo registro público o privado, la modificación, cancelación o bloqueo de la información financiera, conforme a lo dispuesto en la Ley N.° 19.628 sobre Protección de la Vida Privada. Así, mientras dura el procedimiento los antecedentes son públicos, pero una vez concluido, se puede pedir su eliminación de Dicom y otros.

Cómo hacerlo

La persona deudora puede solicitar el inicio del procedimiento de renegociación de manera presencial en la Superir (superir.gob.cl/

oficinasregionales/), o de manera virtual en la página web de la superintendencia (superir.gob.cl).

Debe presentar una solicitud de inicio, y acompañar las siguientes declaraciones juradas, cuyo formato también está en la web de la Superir y no requieren firma ante notario: lista de las obligaciones, ingresos que percibe, listado completo de los bienes; constancia de que es persona deudora, y otra que conste que no se ha notificado de una demanda de liquidación o de cualquier otro juicio ejecutivo que no sea de origen laboral. Y debe presentar una propuesta de renegociación de todas sus obligaciones vigentes.

 

CÓMO SE HACE LA RENEGOCIACIÓN

El procedimiento para renegociar deudas de personas naturales se realiza de la siguiente manera: La persona deudora puede presentar la solicitud, personal o virtualmente a la Superir. Esta última verifica que el deudor cumpla los requisitos (ver nota principal) y actúa como facilitadora de acuerdos entre el deudor y sus acreedores, estos últimos están obligados a concurrir.

FUENTE: EL MERCURIO

Comentarios

Powered by Facebook Comments