Cuándo se puede pintar sobre el papel mural sin que se llene de globitos

No podrá realizar este trabajo si el papel está muy levantado o desgastado por la humedad.
Sacar el papel mural, luego empastar y finalmente pintar puede ser una tarea de varios días y algo onerosa. Sin embargo, no siempre es necesario quitarlo para poner un esmalte sobre él. Varios maestros pintores consultados coinciden en que un buen resultado dependerá de qué tan adherido o deteriorado se encuentre.

El proceso implica un riesgo: se pueden formar globitos en el papel, especialmente cuando no se le ha puesto pegamento en toda la superficie al instalarlo.

‘Es posible pintar sobre un papel siempre y cuando no esté muy despegado o levantado por la humedad. Si está roto sólo en algunas partes, se pega con cola fría. Para esta tarea, generalmente se ocupa esmalte al agua con las tonalidades de semibrillo o satinado (mate). Si se pintará en el living o en los dormitorios, recomiendo la tonalidad satinada porque contiene menos brillo. En cambio, para el baño, la primera opción resulta óptima porque es una zona más oscura’, aconseja Luis Quevedo, maestro pintor.

El esmalte al agua contiene 50% de látex y 50% de agua, mezcla que posee los beneficios del látex puro, que cubre espacios con mayor agilidad, con el de las pinturas al agua, que se limpian fácilmente con un paño si se manchan, dice Quevedo.

‘Para que el esmalte quede parejo sobre el papel mural se requieren, al menos, dos capas porque el papel absorbe mucha pintura. Y hay que pintar sobre rojo, lúcuma o verde oscuro para poner un color blanco o gris, por lo menos tres capas’, detalla Quevedo.

Por este trabajo cobra $6.500 el metro cuadrado, para un departamento de 55 m2, lo que incluye materiales y mano de obra.

‘El látex o esmalte al agua siempre serán las mejores opciones para colocar sobre el papel mural y, en general, dentro de una casa o departamento. No es recomendables para espacios interiores la pintura en base a óleo, de alto contenido en aceites, porque demora mucho tiempo en secar y para sacarla es necesario utilizar disolventes muy fuertes y dañinos para la salud. Y al ser brillante resalta todas las imperfecciones del muro’, explica Raúl Brauning, maestro pintor.

Tampoco son recomendables las pinturas en spray para dentro de una casa, por ser altamente tóxicas.

‘Tampoco resulta económica la pintura en spray: un tarro cuesta entre $3.500 y $5.000 y servirá sólo para la primera capa de un m2 de pared. Por eso, se ocupa para pintar una mesa antigua, por ejemplo, en el exterior’, dice Brauning, quien cobra desde $2.000 el m2 por el servicio de pintar sobre un papel mural, siempre y cuando no sea necesario extraerlo. Los materiales tampoco están incluidos en ese valor.

‘Recomiendo la pintura látex tipo 1 de GeoPinturas porque tiene mejor adherencia (equivalente a la denominación látex en otras marcas). Hay que tener presente que como mínimo se necesitarán tres capas para cubrir un papel mural. Si el papel tiene alguna textura persistirá luego de la pintura, no quedará una superficie lisa’, dice Felipe Montoya, gerente general de GeoPinturas, empresa fabrica pinturas en Concepción. Ellos venden desde cinco galones (18,9 litros), a $38.980 más IVA.
La textura

‘Existe la alternativa de empastar sobre el papel mural antes de pintar, para evitar el efecto del relieve que entrega la textura del papel tapiz. Sin embargo, es necesario hacer una prueba antes en una parte pequeña de la pared, porque el empaste es húmedo y puede terminar levantando el papel mural. Tras este proceso se requiere lijar para luego aplicar el esmalte. No sirve en todos los casos porque si se levantó mucho, no se puede realizar el trabajar’, detalla Álvaro Pérez, maestro pintor. Por este servicio, él cobra entre $2.800 y $4.000 el m2, sin considerar los materiales, para un departamento de 60 m2.

Si quiere hacer el trabajo usted mismo, primero debe cubrir con plástico o cartón todo el suelo. Si no se tiene buen pulso se pueden reforzar todas las esquinas o puntos complicados que no se quieren pintar, con papel de diario unido con huincha aisladora.

‘La pintura saltará de todas formas, aunque se ocupe rodillo. Con una brocha luego se realizan las terminaciones. La técnica es pintar en direcciones opuestas. Primero de arriba hacia abajo y luego de abajo hacia arriba, por ejemplo’, especifica Quevedo.

Posteriormente, se pasa el rodillo sin pintura de arriba hacia abajo para que quede más parejo, acota Brauning, en un proceso que se llama ‘peinado’.

Sin embargo, siempre se correrá el riesgo de que con el tiempo el papel mural comience a levantarse. Si eso ocurre, hay que sacarlo.

‘No es tan fácil esa tarea. La complejidad radica en que con los años el papel adquiere mayor adherencia, siendo necesario extraerlo con espátula. Además, luego hay que recorrer el muro con pasta porque lo más probable es que se haya rayado. Luego hay que lijar y recién pintar. Por extraerlo cobro mínimo $3.000 el m2 y aplicar la pintura se cobra aparte’, dice Quevedo.

Comentarios

Powered by Facebook Comments