BC: pequeños inversionistas inmobiliarios serían positivos para el mercado

De todos modos, el ente rector pone ojo a la creciente deuda hipotecaria de las familias.

Un capítulo especial en el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) publicado por el Banco Central tuvo el sector inmobiliario y su efecto en el mercado, destacando creciente número de personas que compran viviendas como inversión.

‘Cerca del 30% de la deuda hipotecaria bancaria se encuentra en manos de deudores con dos o más créditos hipotecarios’, dice el IEF, el cual, al igual que en el primer semestre, pone el énfasis en este tema.

Si bien, no todos estos deudores compran una segunda vivienda como un activo de inversión — para arrendarla o hacer ganancia de capital—, existe evidencia que indica que una gran parte de ellos si lo hace. De acuerdo al BC, la mayoría de los deudores con más de un crédito hipotecario tiene sus activos inmobiliarios en la misma región, lo que sugiere que estos no son segunda vivienda de uso propio.

Asimismo, señala que de acuerdo a la Encuesta Financiera de los Hogares (EFH) 2017 más del 60% de los hogares que compran una segunda vivienda con deuda hipotecaria, lo hacen con el objeto de arrendarla. El ente rector pone énfasis en que estos inversionistas no son exclusivamente los hogares de más altos ingresos. El 37% de los hogares que mantienen una segunda vivienda financiada con crédito hipotecario, con motivo de arriendo, pertenecen a los primeros ocho deciles de ingreso, y un tercio de ellos tiene ingresos por debajo de la mediana.

Visión positiva

La situación no sería necesariamente algo por lo cual alarmarse. Para el organismo la existencia de inversionistas minoristas puede ser positiva para el mercado de arriendos e hipotecario por al menos dos motivos.

Primero, estos satisfacen la necesidad de vivienda de otros hogares que no desean, o no pueden, adquirir una vivienda.

Segundo, este tipo de oferta no se encuentra concentrado en pocos inversionistas, lo que brinda cierta profundidad al mercado de arriendos.

El BC agrega que dado que la mayoría de estos inversionistas son hogares en la parte alta de la distribución de ingresos, ‘es esperable que puedan resistir shocks de ingreso y desempleo, con mayor probabilidad que sus arrendatarios, antes de entrar en impago’.

Las empresas

En lo que sí pone ojo el BC es en las empresas del sector construcción e inmobiliario, donde percibe una tendencia al alza en la mora. ‘En particular, las actividades inmobiliarias, presentaron un deterioro en su comportamiento de pago, situación que se ha mantenido por algunos trimestres’, dice el reporte.

Solange Berstein, gerenta de la división de Política Financiera, agregó ante la Comisión de Hacienda que considerando estos factores, ‘si hubiese un rezago en la actividad económica de este sector podría tener un empeoramiento’.

FUENTE: EL DIARIO FINANCIERO

Comentarios

Powered by Facebook Comments