Altura y orientación: los dos factores que alteran el valor de un departamento.

Los precios aumentan más en las comunas de Santiago y Providencia, debido a que hay construcciones más altas y en predios más reducidos.

Un departamento en Santiago con ubicación nororiente, entre los pisos siete y 12 para no tener la sensación de tener la calle encima cuando se abren las ventanas. A partir del 13 ó 14 está el miedo de quedar aislado cuando dejan de funcionar los ascensores.

Estas son las características en que arquitectos, corredores de propiedades y profesionales ligados a inmobiliarias coinciden a la hora de recomendar un la compra de un departamento para vivir.

La mayor variación se genera en las comunas de Santiago y Providencia, lo que se explica por mayor altura de las construcciones y predios más reducidos’, explica Cristian Gutiérrez. Ramón Rojas detalla que las unidades más cotizadas son las ubicadas entre el piso quinto y el octavo.

Para Francisca Pulido, arquitecta y profesora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la U. Finis Terrae, si bien los valores se incrementan con la altura, esto no significa que la calidad de vida será mejor. ‘En comunas o calles con mayor vegetación, los niveles más gratos son los terceros, cuartos y quintos porque los habitantes están a la misma altura que el follaje de los árboles y tienen mayor privacidad. También, a mayor altura la contaminación acústica se incrementa’, acota Pulido.

Para la arquitecta, los primeros pisos tienen un valor inigualable si cuentan con espacios de uso y goce exclusivo de jardines u otros espacios, pero a su vez, están más expuestos a problemáticas de seguridad. Para Marcela Pizzi, profesora de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, la altura es recomendable hasta cierto punto porque somos un país sísmico: ‘Yo aconsejo hasta el 12. Lo ideal es un piso siete u ocho porque si dejan de funcionar los ascensores, se deben subir las escaleras’.

¿Existe la mejor ubicación?

Gutiérrez explica que en las comunas más demandas de la región Metropolitana, los valores de departamentos con ubicación nororiente aumentan 5%, promedio, en relación a aquellos que miran hacia el poniente o sur.

Siempre la mejor será la nororiente porque en el oriente hay sol en la mañana y en el norte, durante todo el día. En cambio, el poniente tiene sol en la tarde y en el verano no es muy soportable.

El sur no tiene sol y eso influye en la calidad de vida porque es húmedo y se necesita mucha luz artificial’, destaca Pizzi. Para Pulido, la orientación norte es la mejor porque cuenta con luz natural directa y favorece la climatización. Luego, vendría la nororiente. Agrega que la ubicación poniente genera que sea muy caluroso, siendo la sur la más desfavorable.

FUENTE: LUN

Comentarios

Powered by Facebook Comments