Hogar protegido en estas fechas

Un inmueble tiene seguros obligatorios mientras esté sujeto a un crédito hipotecario. Pero también existen pólizas voluntarias que lo protegen contra incendio, robo y daños materiales. Una cobertura oportuna cuando la vivienda queda sin moradores.

Para cubrir el riesgo financiero de los eventuales siniestros a los que se expone una casa deshabitada, los seguros para el hogar son productos que otorgan cobertura. “Una vivienda es una inversión importante, por lo tanto, asegurarla es protegerse y traspasar el riesgo financiero a un tercero. Los seguros a las viviendas han demostrado ser instrumentos eficientes ante daños imprevistos”, dice Jorge Claude, vicepresidente ejecutivo Asociación de Aseguradores (AACH).

Seguros obligatorios

En Chile y por su normativa vigente, cualquier vivienda que tenga una hipoteca debe contar de manera obligatoria con un seguro de incendio y otro de desgravamen. Cancelado el crédito hipotecario y a izada la hipoteca, la vivienda deja de tener esta cobertura obligatoria, ante lo cual los expertos proponen adquirir de forma voluntaria algún seguro que respalde un eventual siniestro. Y por la magnitud del daño, el de incendio es el que más toma fuerza. “Siempre es recomendable tener un seguro de incendio aunque la casa ya esté pagada, por una cobertura externa ante un siniestro que uno muchas veces no domina, sobre todo en edificios con departamentos en altura si se quema un departamento de abajo es muy importante en la expansión del incendio y ojalá que todas las propiedades hacia arriba tengan seguro de incendio”, señala, SergioArcos, gerente general de Reistock.com, empresa de asesoría en inversión inmobiliaria. En el caso de los departamentos de condominios, Arcos subraya que éstos están protegidos por una póliza colectiva exigida por la normativa.

Dada la condición telúrica de Chile, el seguro de sismo es otro producto de alta contratación, tanto de manera colectiva y obligatoria cuando está asociado a un hipotecario, como de forma voluntaria en vivien
das ya pagadas. “Hoy las inmobiliarias en la práctica tienen responsabilidad hasta 10 años por daños estructurales, pero tenerlo es esencial, básico para el país donde vivimos”, dice el ejecutivo de Reistock.com.

Pólizas voluntarias

Además, la industria aseguradora dispone de diversos productos voluntarios para viviendas, como las pólizas contra robo. “Este tipo de herramientas otorgan una indemnización al asegurado por daño o pérdida de los bienes asegurados, derivados de la sustracción de cosas, mediante la comisión de un delito u otras conductas ilegítimas que la póliza señale”, indica el vocero de AAC H.

Las pólizas voluntarias para viviendas suelen presentarse por las aseguradoras como packs para el hogar, pues cubren más de un evento que pueda dañar el inmueble y su equipamiento. Estos productos parten por una cobertura de incendio, a la que se añaden otras adicionales como sismo, riesgos de la naturaleza, robo y daños causados por roturas de cañerías o por desbordamiento de estanques matrices, según precisa Jorge Claude.

Comentarios

Powered by Facebook Comments