Economía ratifica firme recuperación a junio y se encamina hacia su mejor resultado en seis años.

En el mercado se prevé una moderación de la actividad e inversión en el segundo semestre, en medio de una base de comparación más exigente y los efectos de la incierta guerra comercial.

La publicación de las Cuentas Nacionales correspondientes al segundo trimestre, dadas a conocer ayer por el Banco Central, vino a confirmar que el 2018 será el año de la recuperación económica.

Las buenas noticias no llegaron solo para el Producto Interno Bruto (PIB), que avanzó 5,3% en abril-junio frente a igual lapso de 2017, alcanzando el mejor ritmo para la actividad desde el tercer trimestre de 2012. También hubo señales positivas de la inversión, la que medida por la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF) anotó un alza de 7,1% anual, su mayor expansión desde el segundo cuarto de 2013, y su tercer avance trimestral consecutivo, confirmando que el componente de la demanda interna adquiere mayor dinamismo desde que inició su recuperación hacia fines del año pasado.

¿Vientos menos favorables?

Sin embargo, en el mercado hay consenso de que la segunda mitad del año enfrentará bases de comparación más exigentes, desafiando la magnitud de las expansiones de la economía en los próximos meses. ‘Algunos antecedentes sugieren que todavía falta para que la inversión afiance su dinamismo’, planteó el reporte del área de Estudios de Banco Santander.

No obstante, hizo notar que los últimos catastros no incorporan proyectos recientemente aprobados, ante la falta de un cronograma definido. ‘Una vez que ello ocurra, se debiese observar un aumento relevante en el catastro’, indicaron.

Pese a esto, desde la entidad mejoraron su proyección de crecimiento desde 4% hasta 4,2%. Esta estimación supone que el ritmo de la actividad se desacelerará hasta un 3,6% en la segunda mitad del año. Una de las principales dudas para el cierre del año es cuánto impactará a nivel de actividad y de inversión el cada vez más incierto panorama para el comercio global.

El economista jefe de Itaú, Miguel Ricaurte, sostuvo que ‘aunque las tensiones comerciales podrían afectar la demanda externa, limitar los precios del cobre y restringir el proceso de recuperación del crecimiento en Chile, nuestro escenario base para la economía global sigue siendo benigno’.

En este marco, esperan un alza de 3,8% para PIB este año. La proyección contrasta con la de otros departamentos de estudios, como el de Capital Economics, que en un reporte cifró la expansión del PIB 2018 en 4,5%, aunque admiten que su cálculo se ubica ‘por encima del consenso’.

Hasta ahora las proyecciones del mercado varían entre 3,8% y 4%. La estimación del gobierno se ubica en el piso de este rango.

En su análisis, la entidad de estudios con sede en Londres remarca que las caídas recientes en el precio del cobre ‘refuerzan nuestra opinión de que el crecimiento probablemente alcanzó su punto máximo en el segundo semestre y se reducirá gradualmente desde este punto’.

Incluso advirtió que ‘la disminución en los precios del cobre debería alimentar un crecimiento más débil a través de una menor inversión y demanda interna en los próximos 12 a 18 meses’. Pese a esto, aseguró que ‘seguimos estando cómodos con nuestro pronóstico’ para el cierre del año.

Desde BCI mantuvieron su proyección de 3,8% para el PIB del año, y aunque destacaron el ritmo de la inversión, creen que su alza ‘sería más bien una respuesta a una demanda por reponer maquinaria no reemplazada con la periodicidad habitual y no a proyectos nuevos y/o de mayor alcance’.

En el segundo trimestre dicho componente avanzó 12,8% anual, una importante aceleración desde el 5,2% del primer cuarto. Por ello, advierten que ‘podríamos observar una moderación’ hacia los próximos trimestres.

Por su parte, el economista jefe de Scotiabank, Benjamín Sierra, dijo que ‘da la impresión que estamos frente a un nivel de actividad, y especialmente de gasto, que es altamente sensible al componente de expectativas, por sobre cualquier consideración de otro tipo, aun cuando pareciera que las condiciones financieras son favorables’.

En ello, relevó que ‘se presume que las expectativas han tendido a moderarse en las últimas semanas, principalmente por un entorno externo más preocupante’.

Comentarios

Powered by Facebook Comments