Estudio: Inmuebles cercanos a viviendas sociales siguen aumentando su valor.

Uno de los primeros reclamos que expusieron los vecinos que protestaron en Las Condes en contra del proyecto de integración social que se construirá en la rotonda Atenas fue que sus propiedades perderían valor.

Para saber qué ha ocurrido con experiencias similares, se analizó los valores de inmuebles cercanos a distintos proyectos ya construidos de viviendas sociales o de integración social (donde conviven familias vulnerables y de sectores medios). Y se concluyó —tomando una muestra aleatoria de propiedades vecinas— que la mayoría aumentó su plusvalía en los últimos tres años.

Por ejemplo, se observó el entorno del condominio Las Condesas V, un proyecto de integración social entregado a las familias a principios del año pasado. Está ubicado en la avenida Alejandro Fleming, al oriente de Vital Apoquindo. Según datos recogidos, viviendas que fueron construidas en esa zona hace más de cuarenta años, y que están a pocas cuadras al poniente de los condominios sociales, han aumentado su valor 21% en los últimos tres años.

El mismo ejercicio se hizo en Lo Barnechea, cerca del condominio Las Lomas II, que se construyó para asentar a familias que vivían en campamentos en esa zona aledaña al río Mapocho.

Inmuebles vecinos ubicados en la calle Raúl Labbé que tienen más de 20 años exhiben una plusvalía de 40% en los últimos tres años. Impacto en la zona, la plusvalía se compone de tres cosas: el valor del entorno, del suelo y el acceso a servicios.

La Municipalidad de Las Condes compró las propiedades donde va a construir el proyecto de integración social (en Av. Colón con calle Mayecura) a un precio de 48 UF/m2, que sería el normal en el sector.

En la zona hay cinco patentes comerciales en trámite, por lo que, además, están llegando más servicios. El proyecto no ha afectado el precio del suelo, hay nuevos servicios y, si tiene un buen diseño, no se afectaría el entorno.

Por su parte, el arquitecto y Premio Nacional de Urbanismo Sergio Baeriswyl explica que solo en contadas excepciones algunos inmuebles ven impactado su avalúo por nuevas construcciones vecinas. ‘Pero eso ocurre cuando hay un vertedero, una termoeléctrica, ese tipo de proyectos que puede, tener una externalidad negativa. No en el caso de viviendas’. En la misma línea, el director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, Vicente Domínguez, dice que ‘lo importante es la calidad de la construcción.

Si el proyecto es bueno, no va a bajar el valor del barrio, y eso se ha visto tanto en Chile como en el extranjero’. La rotonda En un radio de 500 metros del lugar donde se construirá el proyecto de Las Condes, hay 3 mil viviendas, según análisis.
En el sector, una casa tiene, en promedio, 260 m2 de terreno y cuesta $320 millones si es usada. Mientras, un departamento promedio tiene 90 m2 y cuesta $190 millones usado o $250 millones nuevo.

FUENTE: EL MERCURIO

Comentarios

Powered by Facebook Comments