Confianza en las empresas llega a su mayor nivel desde diciembre

Se han visto esfuerzos para mejorar la reputación corporativa y esto está recién empezando a tener resultados, dice el country manager de la consultora, Max Purcell.

La última vez que la percepción de la ciudadanía respecto a las empresas anotó niveles positivos fue en la elección presidencial de diciembre del año pasado. En aquella oportunidad, Sebastián Piñera resultó Presidente electo y el Índice de Confianza en las Empresas, elaborado por GfK Adimark, registró un valor de 53 puntos. Los meses venideros no fueron auspiciosos respecto a lo que piensan las personas sobre las compañías.

De hecho, entre enero y mayo el índice no superó los 50 puntos (ver infografía), manteniéndose durante todo este período en niveles negativos. Sin embargo, en junio, y por primera vez en seis meses, el índice registró niveles optimistas, alcanzando los 51 puntos. El country manager de GFK Adimark, Max Purcell, comenta que este resultado viene mayormente impulsado por las pymes, ya que la gente tiene una percepción mucho más cercana con ellas, ‘porque las ven en la esquina o en nuevos desarrollos’, dice. Para el ejecutivo, lo más importante durante el período es el crecimiento en las empresas públicas y las privadas grandes, ya que en general se han mantenido en niveles bajo los 40 puntos y durante junio superó esta barrera. ‘(Gracias a esto) volvemos a recuperar la senda hacia una zona positiva que serían los 50 puntos’, dice.

Reputación

Para el experto, las claves de este ‘resurgimiento’ están dadas por el cambio de mentalidad que están teniendo las compañías, ya que, según dice, están entendiendo que se deben a varios stakeholders, es decir, ‘no solamente a ellos mismos,sino que también se deben al consumidor en general. Se han visto esfuerzos claros de trabajo para mejorar la reputación corporativa. Recién están empezando a tener algo de resultado en la población en general las acciones que están teniendo las empresas, como acercarse, humanizarse más’, dice.

A juicio de Purcell, este aumento no tiene mucha sintonía con el gobierno de Piñera, ya que para cambiar la reputación corporativa requiere de años. ‘Cuando una empresa comete un error —ha habido varios en el último tiempo— quedan todas las piezas dañadas. Eso es un hecho, está demostrado. Les pega a todas (del sector)’, asevera. Sin embargo, advierte el ejecutivo de Adimark, en el último tiempo se ha visto que ‘hay un cambio de actitud de las empresas, que es mostrarse más’.

Un hecho que marcó la agenda noticiosa del mes pasado fue la llegada de los hermanos Ponce a SQM. Sin embargo, según Purcell, esto no afectó la reputación de las empresas, ya que el público general no está al tanto de estos acontecimientos.

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Site Footer