Sectores de menores ingresos les está costando más encontrar viviendas.

Uno de los topes para el acceso a la casa propia son las restricciones a la construcción en altura.

Si hasta hace un tiempo atrás la venta de viviendas nuevas de menos de 3.000 UF iba viento en popa, esa tendencia cambió, de acuerdo al informe de comercialización de unidades nuevas del segundo trimestre de 2018, entregado este martes por la Cámara Chilena de la Construcción. La conclusión deriva del análisis de las cifras realizado por el gerente de estudios de la Cámara, Javier Hurtado.

‘Respecto del valor de venta de las viviendas durante el segundo trimestre de 2018, el monto transado aumentó 15,3% en doce meses. Y dado que este incremento es superior al registrado por las ventas en igual período, se deduce que existió un efecto precio cercano a 3%, el que se explica por la menor venta de unidades bajo 3.000 UF. Es decir que estás últimas están creciendo menos porcentualmente’, planteó Hurtado. ¿A qué se debe? Según el analista, el factor que más incide es el aumento en las restricciones para construir en altura y el incremento de los precios de los terrenos.

‘Las restricciones que establecen muchos municipios hicieron que la oferta que era posible haberla sacado a precios de entre 1.000 y 2.000 UF, llevara los precios al alza, debido a que hay mucha demanda, incluso de los sectores de más altos ingresos. Un ejemplo es la comuna de Santiago Centro donde ya prácticamente no se encuentran departamentos por menos de 3.000 UF’, dice Hurtado.

‘En Santiago Centro además hay que considerar que es más difícil conseguirse los permisos de edificación porque hay zonas patrimoniales. En definitiva, cada vez se está pagando más por menos metros cuadrados’, advierte Víctor Salas, académico del Departamento de Economía de la Universidad de Santiago. ‘Hay que considerar que la mayor parte de las viviendas comienza en 2.500 UF, porque de lo contrario tienen subsidio, siendo estas construcciones más difíciles de lograr por sus costos y el valor de suelo.

Incluso, hay poca oferta de 3.000 UF, ya que la mayoría está sobre 3.500 UF, salvo que sea de un dormitorio o de un solo ambiente’, explica Teodosio Cayo, gerente general de Arenas y Cayo. La consecuencia, según Cayo, es que ‘a los sectores de menores ingresos les está costando más encontrar viviendas para su bolsillo. Eso pese a que las tasas están muy buenas. Los precios están muy altos y los bancos financian hasta el 80% en muchos casos’. ‘Si la tasa es del 3,7% para adquirir una propiedad de 2.500 UF, a 20 años el crédito hipotecario tiene un valor cuota mensual de $340.000.

Esto para un departamento en Santiago Centro de no más de 50 metros, lo que es muy pequeño para una familia de 3 personas’, agrega Cayo. Hurtado coincide en el punto. ‘Esto es preocupante ya que, en rigor, más personas de menores ingresos están teniendo más dificultades para acceder a una vivienda’, señaló. En el otro extremo, los departamentos que más se vendieron durante el segundo trimestre, fueron los que se mueven en los tramos intermedios y superiores de precios (más de 3.000 UF). En cuanto a superficie, el 57% era menor o igual a 50 m2.

‘El incremento se debe,en gran medida, al nuevo contexto económico que ha generado la confianza del inversionista, sumado a que algunos bancos volvieron a financiar hasta el 90% y las inmobiliarias manejan facilidades para el pago del pie, eso además explicaría por qué es mayor el aumento en unidades en ejecución y etapas iniciales’, detalla Rafaela Urrutia Team Leader RE/MAX Titanio. En los datos globales, la venta de viviendas nuevas creció 12,6% en el trimestre respecto a igual periodo del año anterior. Las cifras indican un total de 8.979 unidades, 7.509 departamentos y 1.470 casas.

Comentarios

Powered by Facebook Comments