Ministros declararon abusiva las reglas de la comunidad e invocaron la Ley Cholito contra el maltrato animal.

 

Esta es la historia de esta inédita decisión judicial.

Primera instancia. Hace más de un año, Isabel Zarzar y otros nueve vecinos de su edificio fueron denunciados en el Primer Juzgado de Policía Local de Vitacura. ¿La razón? Incumplir el reglamento de copropiedad que prohíbe tener mascotas, tanto en el departamento como en los espacios comunes.

La administración del condominio, ubicado en avenida Escrivá de Balaguer, actuó a causa de los reclamos de otros vecinos que no querían mascotas.

Angus, el perro de Isabel, tiene diez años y vive en el edificio hace cuatro, cuando se mudó al departamento junto con el resto de la familia.

Todos los vecinos pagaron, menos Isabel. Ella fue con el estudio de abogados que siempre la ha asesorado.

‘Alegamos que no se podía aplicar el reglamento porque establecía una prohibición que implicaba al departamento mismo, que es de uso exclusivo y no un bien común. Además alegamos la prescripción de la infracción, que la misma ley de copropiedad inmobiliaria establece a los tres meses de ocurrida’, relata quien la representó ante el juez, Carlos Baeza, de la oficina Carlos Baeza & Cía. abogados.

Zarzar libró de la multa, mas no de que el juzgado dictaminara que estaba incumpliendo el reglamento de copropiedad.

Segunda instancia. Baeza recomendó a Isabel realizar una demanda en contra del condominio para que se modificara el reglamento. Argumentaron que en los edificios hay bienes que son de propiedad exclusiva y bienes que son comunes. Enfatizaron que el reglamento de copropiedad sólo puede regular los espacios comunes porque tienen varios dueños, pero respecto a la unidad del departamento sólo hay un propietario.

La demanda fue rechazada por el Primer Juzgado de Policía Local de Vitacura. Isabel y su equipo de abogados fueron a la Corte de Apelaciones.

Triunfo unánime. El miércoles pasado, la Corte falló a favor de los argumentos de la dueña del perro y estableció que el reglamento de la comunidad deberá ser modificado.

‘La impropiedad (del reglamento) es de tal envergadura que impone una limitación al ejercicio de un derecho de propiedad’, dice el fallo.

Y agrega un punto nuevo, que no estuvo en los alegatos de los abogados: ‘Impedir mantener una mascota con sus dueños implica un actuar abusivo al colocarlo en la situación de tener que abandonar al animal en el supuesto de que nadie lo reciba, lo que es sancionado actualmente como maltrato o crueldad animal’.

Los ministros apelan acá a la Ley Cholito.

‘La Corte no se había pronunciado nunca antes sobre este tema y creo que este fallo lo que hace es reconocer una situación de derecho, que en general los tribunales habían sido reacios a considerar’, explica el abogado Baeza.

Si el fallo queda a firme (la comunidad puede ir a la Suprema), se deberá cambiar el reglamento y sólo podrá prohibir que las mascotas permanezcan en las áreas comunes. Podrán transitar, pero no permanecer.

‘Es un precedente para las personas que tienen este mismo problema y no han tenido ninguna solución. Conozco muchos casos de personas mediante fuerza pública les han sacado a las mascotas de los departamentos. Yo me habría ido del departamento antes que abandonar a mi perro’, asegura Isabel Zarzar.

Se abre la discusión. Jorge Wilson, administrador de edificios y presidente de Condominios.cl, se muestra expectante ante este fallo.

‘No podría decir que es inapelable y habría que ver por qué esa comunidad tenía prohibidas las mascotas. Si el reglamento es anterior a la compra del departamento, es responsabilidad de quien compra estar informado de lo que está comprando y cuales son las limitaciones. Debe saber que hay un reglamento interno de copropiedad que limita’, enfatiza.

‘De todas formas, los administradores y copropietarios siguen teniendo el derecho a interponer una demanda por ruidos molestos, por ejemplo, y sacar a un perro por esa causal. En ese caso se aplica el artículo 32 de la Ley de Copropiedad, porque los vecinos no tienen por qué aguantar todos los días a un perro que no pare de ladrar o haya mal olor dentro del departamento y eso afecte a los vecinos’, dice María Jesús Rayo, la abogada que alegó el caso en la corte.

Fuente: Las Últimas Noticias

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Site Footer