Nuevo foco: chilenos buscan su segunda vivienda en Miami

Menores precios en relación a los históricos, oferta expansiva, playas y una cultura semejante han interesado a los ejecutivos locales a dar el salto y comprar su segunda vivienda en el hemisferio norte.

Aunque mayoritariamente se cree que el impacto de la crisis subprime de 2008 ya es historia, hay un coletazo que ha abierto el apetito de los chilenos: las propiedades y el suelo están más baratos en Miami.
Los factores para interesarse en el estado de Florida son muchos y van desde el idioma hasta el clima y las playas, a lo que se suma una reducción de precios respecto de los históricos, lo que ha motivado a muchos inversionistas locales a mirar más allá de nuestra cordillera a la hora de colocar su dinero.
“Hemos percibido un mayor interés por parte de los chilenos por invertir en propiedades en EE.UU., debido a que ven que el dólar es una moneda con menos varianza, la rentabilidad del activo sin deuda es similar a lo que se puede obtener en Chile, pero se puede acceder a una mejor infraestructura. Y específicamente en Miami, durante los últimos dos años hemos visto un ajuste sano del mercado, que ha permitido encontrar buenas oportunidades, a precios de entrada interesantes”, afirma el managing director de Colliers International, Jaime Ugarte.
Los mismos desarrolladores inmobiliarios de esa ciudad en páginas especializadas constatan que los vendedores están dispuestos a reducir sus precios entre 10 y 20% debido a la expansión de la oferta, y a que en Florida no existe el impuesto estatal a la renta. Un informe de Miami Association of Realtors (MAR) -publicado por infobae.com- señalaba en febrero que departamentos de dos dormitorios en zonas como Brickell, Dowtown y otras, se ofrecían en US$ 450 mil y US$ 500 mil, pero terminaban vendiéndose entre US$ 320 mil y US$ 400 mil.
Muchos de los ofertantes, según MAR, eran extranjeros y de América Latina: los argentinos representaban el 15% del total de los compradores internacionales; los venezolanos, el 11%; los colombianos, el 9%; los brasileños, el 8%, entre otros.

“Actualmente se ve un interés renovado de los chilenos en la venta de los inmuebles, ya que los precios están mucho más bajos que antes de la crisis subprime, y con una banca saneada y con expectativas de crecimiento en los próximos años”, constata el gerente de estudios de Arenas y Cayo S.A., Cristián Gutiérrez.

Recuerda que desde los 90 existe un interés creciente de los inversionistas locales por Miami, que se detuvo en 2008 y se reactivó en los últimos años, debido a que los nacionales valoran la certeza jurídica y la estabilidad económica de EE.UU., apoyada por tratados internacionales que protegen las inversiones.

“A partir de 2014 comenzamos a percibir un interés de chilenos por invertir en dicho país, lo que se ha intensificado y desde 2015 a la fecha Chile ha sido uno de los países con mayor tasa de crecimiento en participación del mercado inmobiliario estadounidense”, consigna Ugarte, de Colliers.

Coincide con Gutiérrez en que el lugar preferido para colocar sus recursos es Florida, porque es uno de los estados más baratos para vivir, y con viviendas que aumentan su plusvalía.
“A los chilenos les atrae Miami por cercanía en lenguaje unido a la certeza jurídica y económica, sumado a la posibilidad de radicarse a futuro en un lugar con altos índices de desarrollo, pero con fuerte ligazón con Latinoamérica. La mayoría de las inversiones inmobiliarias son del tipo habitacional, aprovechando la experiencia que ya tienen las empresas previo a la crisis”, comenta el ejecutivo de Arenas y Cayo.

De hecho, en Colliers dividen en dos a los inversionistas. Por un lado, quien compra una segunda vivienda para las vacaciones y potencialmente arrendarla en los meses que no la habita, que opta por zonas como Miami Beach, Key Biscayne o Brickell, Fort Lauderdale.

“Algunos barrios que están hoy muy de moda y con un crecimiento impresionante son Wyndwood, Edgewater y Design District”, menciona Ugarte.

Y el segundo tipo de inversionistas compra para arrendar y obtener una ganancia mensual, que prefiere viviendas enfocadas en el segmento medio-bajo, de sectores interiores en los condados de Miami Dade, Broward y Palm Beach. “También se pueden encontrar buenas oportunidades para este tipo de inversión en Orlando. Dentro de este tipo están aquellos que invierten su capital en una propiedad, y otros con mayor patrimonio que compran varias unidades, las cuales pueden estar separadas unas de otras o estar todas en un mismo conjunto, o incluso comprar un edificio o comunidad completo, lo que se denomina multifamily. Este modelo de negocios ha captado el interés por parte de los chilenos. Es un mercado que recién estamos conociendo con la entrada de los primeros edificios residenciales enfocados en arriendos”, especifica el ejecutivo de Colliers.

Por el lado de la oferta está la desarrolladora American Prime, que si bien existe hace 45 años, hace menos de dos años que ha vuelto la vista hacia Chile ofreciendo terrenos de 1.000 metros cuadrados, urbanizados, a minutos de la Isla de Gasparilla, a dos horas de Miami.

“Desde que los sitios se pusieron a la venta para compradores chilenos, hace unos 18 meses, ya se han adquirido alrededor de cien loteos, es decir, que un 20% de nuestras ventas internacionales están capturadas por el mercado chileno. Lo que pasa es que esta es una oportunidad para comprar a precios muy convenientes, ya que los precios siguen bajos tras la crisis subprime y aún no alcanzan los niveles de hace 15 años”, admite Margarita Galiana, presidenta de esta empresa.

Fuente: La Tercera

Comentarios

Powered by Facebook Comments