“Sector inmobiliario ingresa a una etapa diferente” en Pulso

—Aunque en el último tiempo se ha mantenido estable el nivel de endeudamiento de los hogares de ingresos más bajos, la carga financiera de las personas va al alza.

 

Ese fue uno de los puzzles que intentó resolver el Banco Central (BC) en el último Informe de Estabilidad Financiera (IEF) que publicó la entidad la semana pasada. Una de las hipótesis que plantearon, es que se están usando cada vez más los créditos rotativos, explica la gerenta de la división de política financiera del Banco Central, Solange Berstein.

 

¿Cómo se explica?

 

—Quizás se están endeudando con productos más caros, porque si bien las tasas en general son más bajas, no son iguales en todos los productos, y hay unos más caros como las tarjetas o las líneas de crédito, en comparación a un crédito de consumo, por ejemplo.

 

Entonces, están tomando productos más caros, o plazos más cortos. El año pasado el FMI llamó a Chile a monitorear los niveles de endeudamiento frente a shocks negativos externos. ¿Cómo ha evolucionado desde entonces?

 

—Cuando uno mira el endeudamiento de los hogares sobre el PIB, ve esta tendencia creciente que no necesariamente nos debiese preocupar por sí sola, porque tenemos una profundización de nuestro sector financiero, y mayor acceso a crédito.

 

En el caso de la deuda de los hogares, buena parte de ese crecimiento es de crédito hipotecario… Tenemos a más gente accediendo al mercado del crédito, y por lo tanto, accediendo a una vivienda a través de ese canal. En ese sentido, podría verse como una buen noticia. ¿Cuánto de este aumento en hipotecarios es penetración financiera y mejores condiciones, y cuánto es una mayor carga para hogares?

 

—El tema que destaca es que estamos entrando a una fase distinta del sector inmobiliario, donde hay muchas familias que han optado por comprar viviendas como forma de inversión, para arrendar esa vivienda, y en ese sentido, por ejemplo, la vulnerabilidad que se ve, es que en un eventual escenario adverso, en una situación de crisis, en la cual el mercado laboral se ve afectado, la vacancia del departamento o inmueble que compré para arrendar va a tener un impacto en la capacidad de generar un ingreso, y por tanto en la capacidad de pago de la deuda que se adquirió para comprar el bien.

 

Entonces, en un eventual escenario adverso, uno podría ver una situación más compleja en la capacidad de pago de los hogares que invirtieron en propiedades para arrendar (…) Eso es lo que estamos dando cuenta en este informe, un mercado que está evolucionando.

 

Y por eso tenemos interés en tener un capítulo específico en un próximo IEF respecto del tema inmobiliario. ¿Han observado algo distinto en este último tiempo que los llevó a mencionar en este IEF el fenómeno de que las personas estén comprando dos o más bienes inmobiliarios?

 

—Lo hemos ido monitoreando hace algunos IEF atrás, pero es algo donde nosotros decimos: en realidad parece ser una tendencia que va a permanecer, vemos que es más constante en el tiempo, porque no es que haya habido un cambio abrupto, sino más bien, que la tendencia ha ido continuando.

 

Teníamos un 20% de las personas con más de un crédito, y hoy día tenemos un 30% de las personas con más de un crédito. El IEF menciona que un mayor nivel de deuda fiscal podría afectar la percepción de riesgo soberano que tienen los inversionistas extranjeros en el país. ¿Esta percepción por ahora no ha cambiado?

 

—Cuando tuvimos un downgrade. Pero ahora que el Gobierno acusa mayor deuda fiscal de la que se conocía.

 

—No hemos visto un cambio en ese sentido, constatamos simplemente los hechos en el IEF. Entonces, ¿no es preocupante aún el nivel de deuda fiscal para la percepción que tienen los inversionistas del país?

 

—O sea, es lo que es y veremos. Lo ponemos como un riesgo, como algo que eventualmente podría tener efectos, estaremos atentos a ello. Al final del día es como todos los actores, mayor endeudamiento son menores holguras para poder enfrentar escenarios adversos. ¿Qué le parece que el presidente de la Asociación de Bancos haya dicho que los bancos centrales siempre quieren más capital, y que la industria no necesita capitalizarse antes de que se apruebe la Ley de Bancos?

 

—Nuestro llamado a capitalizar tiene que ver primero con los estándares de Basilea III (de la nueva Ley de Bancos que está en el Congreso), y de cómo nos preparamos mejor, porque implica mayor capital para algunos bancos.

 

Y dos, el cómo estamos preparados mejor para un ejercicio de tensión. Porque en un ejercicio de tensión como el que vemos en el IEF, si bien hoy día no hay problemas de solvencia en la banca, vemos que las holguras son menores que las que teníamos hace algunos años. Lo que estamos diciendo es que tenemos que prepararnos antes de que venga el shock. El IEF dice que el BC hará un observatorio tecnológico. ¿Cuál es el plan?

 

—La idea nuestra con el observatorio tecnológico en una primera fase es recabar información a nivel de uso interno del banco, tanto de experiencias dentro de Chile como externas, y para eso hemos tenido diálogo con diversos actores del mercado nacional, y también internacional (… ) El observatorio hoy día es una herramienta interna del banco, y esperamos que más adelante también sea una herramienta disponible para el público general.

 

Fuente: Pulso

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Site Footer