“Nuevos riesgos para las compañías chilenas” en El Diario Financiero

Los recientes casos de colusión y fraude tienen a las principales empresas del país en alerta. Esto ha llevado a que las firmas tomen la iniciativa respecto a cómo comunican sus distintas estrategias para enfrentar las dificultades a las cuales están expuestas.

 

Los llamados riesgos. Si hace unos años se enfocaban en peligros como las variaciones en la tasa de interés y el tipo de cambio, hoy la situación es distinta. En medio del periodo de entrega de resultados del primer trimestre, las compañías locales han detallado los nuevos riesgos que enfrentan, como cambios en la legislación medioambiental, el ciber delito, la dificultad de conseguir permisos de edificación y la pérdida de consumidores por cambios de preferencia.

 

Cambios en la legislación medioambiental

 

Según informó la salmonera AquaChile en su análisis de resultados del primer trimestre, entre sus principales riesgos está el cuidado del medioambiente. Detalló que la contaminación de los recursos naturales, debido a externalidades causadas por procesos productivos, ha generado una creciente preocupación y conciencia por parte de los consumidores, grupos intermedios y autoridades en la materia, quienes exigen sistemas productivos que cuiden el medio ambiente y que garanticen la protección de los recursos naturales en el largo plazo.

 

‘Estas exigencias se han traducido en el establecimiento de normas y procedimientos más rigurosos, que buscan la sustentabilidad ambiental y que pueden provocar aumentos en los costos de producción y/o poner restricciones a la actividad productiva del grupo’, dijo la empresa.

 

A juicio de CMPC, el incumplimiento de regulaciones medioambientales puede traer consigo costos que podrían afectar la rentabilidad del negocio. ‘Razón por la cual, la empresa mantiene una estricta política de cumplimiento de la normativa vigente’, señaló la empresa.

 

Dificultades para el desarrollo de nuevas obras

 

Las compañías ligadas a la construcción coincidieron en que uno de sus mayores riesgos es la dificultad de conseguir permisos para el desarrollo de nuevas obras.

 

La empresa Moller & Pérez-Cotapos dijo que debido a la protección de ciertas zonas y a planos reguladores existentes, cada vez está siendo menor el espacio urbano disponible para poder construir, lo que encarece los terrenos y por ende las viviendas.

 

‘Existe una demora creciente en la obtención de permisos lo que repercute en los tiempos de los proyectos’, sostuvo. En la misma línea, Ingevec señaló que el segmento inmobiliario se puede ver afectado negativamente por su banco de terrenos, dado que una postergación en su desarrollo puede verse afecto a cambios en la situación económica de cada región, lo que podría impactar su retorno esperado.

 

‘Durante los últimos años, se ha visto mayor dificultad para adquirir terrenos, producto de la menor oferta disponible y dificultades en la obtención de permisos’, señaló la empresa, la que destacó que actualmente posee ciertos terrenos en el norte del país, los cuales están postergando su desarrollo apostando por una futura recuperación económica de la región.

 

Si bien la empresa Echeverría Izquierdo destacó que el rubro inmobiliario también es afectado por cambios políticos, el ámbito regulatorio es uno de los que más preocupaciones les causa.

 

‘La actividad depende de los planos reguladores, leyes tributarias, exigencias ambientales, permisos y licencias de construcción. Toda modificación podría afectar la factibilidad y rentabilidad de los proyectos por lo cual no se puede obviar su consideración’, dijo la empresa, que agregó: ‘Ayuda a mitigar estos riesgos el que la compañía presente un alto grado de diversificación tanto en sus áreas de negocio como en los distintos mercados en que se desenvuelve, incluyendo otros países de Sudamérica’.

 

Para la eléctrica Colbún, el desarrollo de nuevos proyectos puede verse afectado por factores tales como: retrasos en la obtención de permisos, modificaciones al marco regulatorio, judicialización, aumento en el precio de los equipos o de la mano de obra, oposición de grupos de interés locales e internacionales, condiciones geográficas imprevistas, desastres naturales, accidentes u otros imprevistos.

 

‘La exposición de la compañía a este tipo de riesgos se gestiona a través de una política comercial que considera los efectos de los eventuales atrasos de los proyectos. Además, se incorporan niveles de holgura en las estimaciones de plazo y costo de construcción. Adicionalmente, la exposición a este riesgo se encuentra parcialmente cubierta con la contratación de pólizas del tipo Todo Riesgo de Construcción’, destacó la compañía.

 

Inmobiliaria Ingevec Los riesgos que enfrenta la empresa

 

‘Se ha visto mayor dificultad para adquirir terrenos, producto de la menor oferta disponible y dificultades en la obtención de permisos’.

 

Violación a seguridad cibernética y la delincuencia informática

 

Entre los diversos factores de riesgo que enfrenta, la empresa CMPC también apuntó al ciber crimen.

 

‘El aumento de los casos de violación a la seguridad cibernética y la delincuencia informática en el mundo, representan un riesgo potencial para la seguridad de nuestros sistemas de tecnología de la información, incluidos los de nuestros proveedores de servicios, como así también la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos almacenados en dichos sistemas, algunos de los cuales dependen de los servicios prestados por terceros’, detalló la empresa al analizar sus resultados del primer trimestre.

 

Y añadió: ‘CMPC y sus proveedores principales de servicios informáticos tienen planes de contingencia y han adoptado medidas para prevenir o mitigar el impacto de eventos tales como interrupciones, fallas o incumplimientos, debido a causas tales como catástrofes naturales, cortes de energía, violaciones de seguridad, virus informáticos o ataques de ciberseguridad’. Santander Sociedad Securitizadora dijo que está expuesta a variados riesgos de tipo operacional, incluyendo fraude, fallas en controles internos, pérdida o incorrecta manipulación de documentos, fallas en los sistemas de información, errores de empleados, entre otros.

 

‘Es importante destacar que para minimizar estos riesgos, el Banco Santander cuenta con un Área de Auditoría Interna, para él y sus filiales, que actúa en forma independiente y reporta directamente al Comité de Auditoría del Directorio’, detalló.

 

Por su parte, Bicecorp apuntó al cumplimiento de las normas sobre Libre Competencia. Dijo que el directorio aprobó en diciembre del año 2017 una Política de Libre Competencia, la cual tiene por objeto asegurar y promover el respeto y cumplimiento de estas normas para prevenir infracciones.

 

Fuente: El Diario Financiero

Comentarios

Powered by Facebook Comments