“Sector de la construcción prevé mejor escenario para 2018” en El Mercurio

El débil crecimiento económico de 2017 fue el principal factor que explicó la caída en el resultado global de las ocho empresas del sector construcción que reportaron sus balances a la Comisión para el Mercado Financiero, proceso que estas culminaron el pasado viernes en la noche.

 

El débil dinamismo de la actividad local incidió especialmente en el negocio de ingeniería y construcción de las compañías que operan en esa área. En tanto, el panorama de las firmas inmobiliarias se vio más alentador, aunque ciertos desfases en cierres de ventas perjudicaron algunos desempeños. En este contexto, el rubro redujo en 6,5% sus utilidades el año pasado respecto de 2016, llegando a los $111.785 millones. En tanto, los ingresos subieron 2,9%, a $2.279.087 millones.

 

Empresas Socovesa -que registró los mayores beneficios del rubro en 2017-, Paz Corp e Ingevec aumentaron sus utilidades el año pasado. En tanto, SalfaCorp, Besalco, Manquehue, Echeverría Izquierdo y Moller y Pérez-Cotapos redujeron sus ganancias (ver gráfico).

 

Pese a la merma en las utilidades el año pasado, las empresas del sector manifiestan optimismo respecto del comportamiento de la economía y del negocio esperado para 2018.

 

“La elección de un nuevo Presidente ha generado optimismo, que se ve reflejado en el Índice Mensual de Confianza Empresarial y en las expectativas de crecimiento del PIB”, señaló Socovesa en su último reporte financiero. Agregó que “en lo que respecta al ‘Riesgo de Ciclo Económico’, se espera que el dinamismo de la economía en el 2018 sea mejor al visto durante los últimos años. Esperamos que en materia inmobiliaria, la demanda retorne a los niveles de tendencia de largo plazo”.

 

Socovesa aumentó sus cierres de negocios en materia de viviendas nuevas y elevó sus ingresos por la escrituración del edificio de oficinas Nueva Santa María.

 

Besalco, cuyas utilidades disminuyeron 13,78% el año pasado, admitió en su reporte que “de acuerdo a los estudios y proyecciones consensuadas por el mercado, el 2017 dio término a un ciclo de baja en la inversión, situación que se hizo especialmente notoria en el área privada y dentro ella en la minería, afectando así directamente a nuestra actividad”.

 

Pero comentó que “el cambio de ciclo ya ha empezado a mostrarse a través de un incremento en la inversión. Prueba de lo anterior es que el backlog (contratos por ejecutar) de la empresa aumentó de forma importante, alcanzando al 31 de diciembre de 2017 la cifra récord de US$ 1.249 millones”.

 

Echeverría Izquierdo, que tuvo una fuerte caída de casi 92% en sus ganancias el año pasado (con más fuerza en ingeniería y construcción), también ve un positivo escenario para este ejercicio. “En 2018, la inversión evolucionará de menos a más, coherente con el alza esperada tanto en la inversión en infraestructura -mayormente explicada por las mejoras en el rubro de infraestructura productiva- como en su componente habitacional, impulsado parcialmente por la mayor inversión inmobiliaria asociada a proyectos rezagados, es decir, aquellos que se encuentran en su etapa de obra gruesa y terminaciones”.

 

Al revisar los informes de las compañías, en el caso de Paz Corp destaca un banco de 22 terrenos para su plan de desarrollo, los que podrían albergar 7.400 viviendas. Esto equivale a 3,5 años de ventas.

 

En el caso de Inmobiliaria Manquehue, la firma indicó que su deuda de largo plazo retrocedió en $7.306 millones (9,93%). La firma explicó que esto respondió a la renegociación de un convenio donde la compañía asume el desarrollo de sitios y macrolotes en la zona de Santo Domingo y también por la venta de activos prescindibles en la zona de Curauma (V Región).

 

Manquehue admitió que 2017 “fue un año de baja actividad económica, condición que afectó la demanda en la macrozona de Piedra Roja y Chamisero”.

 

Fuente: El Mercurio

Comentarios

Powered by Facebook Comments